Cuba

Mariela Castro: Manifestación independiente LGBTI en Cuba fue ‘un show’

Marcha por los derechos LGTBI en La Habana

Decenas de cubanos se unieron para marchar por los derechos LGTBI en La Habana el 11 de mayo de 2019.
Up Next
Decenas de cubanos se unieron para marchar por los derechos LGTBI en La Habana el 11 de mayo de 2019.

Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual en Cuba y diputada a la Asamblea Nacional, dijo este domingo que la marcha independiente LGBTI reprimida duramente este sábado por las autoridades dela isla fue “un show organizado desde Miami y Matanzas” y respaldado por la embajada de Estados Unidos en La Habana.

Con la inédita participación de cerca de 300 personas según los organizadores, la marcha independiente LGBTI es la mayor protesta realizada en Cuba sin permiso del gobierno desde los sucesos del Maleconazo en 1994. En aquel momento, la ciudadanía, cansada de la crisis económica que siguió al colapso del socialismo en Europa del Este, salió a las calles a reclamar comida y derechos políticos.

Al menos siete personas fueron detenidas violentamente durante las protestas de este sábado. Entre los detenidos estuvieron los activistas Iliana Hernández, Oscar Casanella, Ariel Ruiz Urquiola y Boris González Arenas, todos liberados ante de la media noche.

La marcha había sido convocada por activistas independientes como respuesta a la cancelación de la tradicional Conga contra la Homofobia, que cada año organiza el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) dirigido por Mariela Castro, hija del ex gobernante Raúl Castro y diputada a la Asamblea Nacional.

Durante el gobierno de Fidel Castro, la comunidad LGBTI fue duramente reprimida, llegando incluso a internarse a los homosexuales en campos de trabajos forzados.

El Cenesex había llamado a boicotear la marcha independiente, asegurando que fue organizada en Miami. Muchos activistas LGBTI se sintieron frustrados por las razones que dio la organización oficialista para cancelar el evento, entre ellas que podría ser aprovechada por “grupos contrarios al Cenesex utilizan lo sucedido con la conga como arma contra nuestra institución, y a través de ella, contra el Estado, el gobierno y el Partido”.

Desde poco antes de las cuatro de la tarde, decenas de activistas se fueron reuniendo en el Parque Central de la capital cubana para marchar contra la homofobia. El despliegue policial en áreas del municipio Centro Habana era visible. Según pudo confirmar este diario, había policías cada 50 metros en el área donde se previsto efectuaría la manifestación, que reunió a unas 300 personas entre activistas y simpatizantes.

“Una patrulla para en Paseo al lado del taxi en que viajo y el taxista pregunta al policía que conduce: ¿Qué hay aquí que esto está lleno de policías? Respuesta del policía: los travestis estos que quieren formar fiesta”, escribió al filo de las tres de la tarde en Twitter la periodista Mónica Baró.

GetImageContent[5].jpg

Bajo el lema “por una Cuba diversa”, un número cada vez mayor de activistas se fueron reuniendo en el Parque Central de La Haban ante la mirada de los policías. Cerca de las 4:30 pm el grupo comenzó a caminar hacia Malecón por Prado con banderas multicolores y gritando “sí se pudo”. Junto a los manifestantes estaban la cantante Haydée Milanés y otros artistas.

El activista Yasmany Sánchez Pupo dijo a 14ymedio antes de comenzar la manifestación que se trataba de “una marcha pacífica” y que el propósito primero era que “los cubanos no tengan miedo a hacer algo por ellos mismos sin necesidad de más nadie”. Además dijo que era una marcha “por la igualdad” y para “buscar un espacio en la sociedad” para el activismo LGBTI. “Tengo miedo pero no importa, estoy aquí”, añadió.

Sánchez Pupo fue detenido de forma violenta y conducido a un patrullero cuando la marcha llegó a Prado y San Lázaro.

En ese punto de la marcha fuerzas de la Seguridad del Estado, que hasta ese momento solo observaban, usaron la fuerza para impedir el paso a la avenida Malecón. Todos los arrestos fueron realizados por agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil en coordinación con oficiales de la policía que acordonaron el área, patrullas y carros jaula del Ministerio del Interior.

Los activistas Isbel Díaz Torres y su pareja Jaime Martínez fueron detenidos la mañana del sábado cuando salían de su vivienda para asistir a la marcha y liberados esta mañana tras 24 horas de arresto.

En conversación con este diario Martínez dijo “ya estamos en casa, nos cogieron ayer a eso de las ocho de la mañana cuando salíamos de la casa ya listos con nuestras banderas”. Afirma que “fue la seguridad” quien efectuó la detención y que luego los llevaron en una patrulla para la Unidad de [la calle] Aguilera donde “no hubo interrogatorio ni nada” y permanecieron todo el tiempo en celdas separadas.

Desde Madrid, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) condenó “las detenciones, el uso de la violencia y el cerco represivo desplegado por el Gobierno” contra los participantes.

La Fundación Cubana por los Derechos LGBTI, igualmente con sede en Madrid, denunció el “despliegue represivo” de la Seguridad del Estado y responsabilizó al régimen “de la integridad física de los apresados”.

“Condenamos la postura represiva del Gobierno cubano al coartar las libertades de manifestaciones y expresión de una comunidad que ha sido hostigada y discriminada durante 60 años”, dijo la organización. “Una vez más queda al descubierto la falta de voluntad política y el desinterés por mejorar los reclamos de la comunidad LGBTI”.



Noticia en desarrollo



  Comentarios