Cuba

Cuba anuncia nuevos ‘alimentos alternativos’ ante la escasez

A partir del próximo lunes la elaboración de embutidos como el jamón, las salchichas y el chorizo se realizará con masa de claria debido al cierre temporal de la Empresa Cárnica por “la falta de animales para la cría y comercialización”, según contó a los trabajadores Juan Manes Suárez, especialista integral de la Empresa Provincial de Gastronomía en Cienfuegos, en el centro de la isla.

El funcionario estatal también aclaró que las croquetas y hamburguesas que se producen en la red minorista de comercio se elaborarán con harina de arroz o de boniato por la falta de harina de trigo que atribuyó a “los problemas económicos que vive el país”.

La claria, incluida dentro de las cien especies más dañinas del mundo por su capacidad de depredar totalmente el área de su hábitat, fue introducida en Cuba en los años 90, procedente de Tailandia y Malasia. El gobierno fomentó su cría para paliar la escasez severa de alimentos que vivió Cuba tras el fin del subsidio de la desaparecida Unión Soviética.

Apenas un día antes, la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez había escrito en twitter que producir alimentos alternativos es una tarea de primer orden para cubrir el déficit en las ofertas del comercio, aunque no aclaró nada pese a las dudas expresadas por los tuiteros que la interpelaron.

Díaz Velázquez achacó en la Mesa Redonda el desabastecimiento a Estados Unidos, por el levantamiento de la suspensión sobre los títulos III y IV de la Ley Helms-Burton, y aseguró que la situación de los mercados es “coyuntural” y las decisiones sobre el aumento del racionamiento están “apoyadas por el pueblo”.

“No hay quien se escape de hacer colas, estamos cada vez peor. Es el país de las colas. Salí a comprar pollo y estuve dos horas frente al Mercado Habana. Cuando estaba a punto de entrar a la tienda, se acabó el producto. Después me pasó igual cuando intenté comprar aceite en la Casa Mimbre”, relata Yaquelin Contreras, una cienfueguera de 26 años.

Contreras lamenta además que de las medidas de austeridad, los clientes se ven abrumados por las malas condiciones de los establecimientos.

“En todas las tiendas y centros de trabajo han prohibido usar el aire acondicionado para ahorrar petróleo. En un lugar cerrado herméticamente se meten cincuenta o cien personas para comprar o para hacer trámites. El calor es insoportable. Eso es antihigiénico y los que trabajan ahí siempre están de mal humor”, agrega.

Iris Hourruitiner, una jubilada que reside en el barrio de Buena Vista, cree que “regresarán los años del Período Especial”.

“En el televisor no paran de decir que todo va a estar bien. Recuerdo que en los años 90 era igual. Tengo guardadas unas recetas de bistec de toronja de aquellos años. Gracias a Dios aprendí a hacer hasta guarapo de tomate verde. Este segundo Período Especial me va a coger preparada”, bromea.

Hourruitiner, ferviente católica, lamenta que el gobierno no permita a instituciones como Cáritas una mayor presencia en la isla. “En Cuba hay hambre desde hace 60 años. El gobierno lo sabe, pero no quiere resolver el problema. Hay organizaciones que si les permiten, pueden dar de comer. Si de verdad les importara el sufrimiento del pueblo, deberían dejar que otros ayuden desinteresadamente”, agrega.

El desabastecimiento también se extiende a otras áreas del mercado, como los medicamentos. Enalapril, Atenolol, Hidroclorotiazida, Dipironas y Metformina llevaban “en falta” aproxmadamente cuatro meses. Las discusiones para adquirir estos medicamentos en las filas que se hacen en las farmacias han llevado a las autoridades a intervenir para organizar las colas.

WhatsApp Image 2019-05-15 at 2.47.01 PM.jpeg
Desde el desabastecimiento de medicamentos a alimentos, la crisis económica en Cuba, en parte por la debacle del régimen de Nicolás Maduro, es palpable en el día día. 14ymedio

Cuba vive un fuerte proceso de racionamiento de alimentos y productos de primera necesidad. El impago de deudas a los principales proveedores de alimentos (unos $1,500 millones), la debacle del régimen de Nicolás Maduro, su principal benefactor y aliado y el aumento de las sanciones de Estados Unidos tienen en jaque a la frágil economía de la isla.

Entre los productos que serán racionados nuevamente están el pollo, el huevo, el arroz, los frijoles, el jabón, la pasta dental, entre otros. Incluso en los mercados en divisas, se han impuesto límites a la cantidad de productos que se pueden adquirir, lo que ha generado inmensas filas a todo lo largo y ancho de la isla.

Sígueme en Facebook y Twitter para estar al día con las últimas noticias sobre Cuba y la comunidad cubana en el sur de la Florida. Este artículo se hizo en colaboración con 14ymedio, diario independiente cubano.
  Comentarios