Cuba

Meliá podría enfrentar pronto una demanda en EEUU por administrar hotel confiscado en Cuba

La cadena hotelera española Meliá podría ser la primera compañía extranjera en ser demandada en Estados Unidos bajo la ley Helms-Burton, si se niega a compensar a los dueños originales de un hotel en Cienfuegos administrado actualmente por la compañía.

Miembros de la familia Mata presentaron el lunes una demanda en Miami, en la corte federal del Distrito Sur de la Florida, contra varias empresas turísticas del gobierno cubano en la que piden compensación por el uso del hotel San Carlos, ahora administrado bajo el hombre Meliá San Carlos, en una empresa mixta entre la empresa española y la cadena cubana Gran Caribe . El hotel fue confiscado sin compensación a la familia Mata, una de las más adineradas en Cienfuegos, en diciembre de 1962 por el gobierno de Fidel Castro. La familia también perdió dos fincas y varias casas.

“Siempre hemos tenido dolor y angustia por lo que le hicieron a mi familia”, dijo Antonio Joaquín Alonso Mata, quien llegó a Estados Unidos en 1995, cuando tenía 9 años. “Mi bisabuelo construyó el hotel y mi mamá vivía en él cuando un día llegó el gobierno y se los quitó. A lo mejor este es el principio para ver un poco de justicia.”

El presidente Donald Trump permitió la implementación del Título III de la ley Helms-Burton a partir del 2 de mayo, por primera vez desde que la ley fue aprobada en 1996. El artículo permite presentar demandas en cortes federales por hasta tres veces el valor de los bienes expropiados por el gobierno cubano.

Meliá no aparece todavía en la demanda pero recibió una notificación el lunes en la que se le informa que, de no pagar compensación a los dueños originales, sería incluida en la demanda colectiva, la primera de su tipo presentada hasta ahora bajo la ley Helms-Burton. La ley establece que la compañía tiene 30 días para detener sus operaciones de “tráfico con bienes robados”, o de lo contrario podrá ser demandada hasta por tres veces el valor actual de la propiedad.

Esta es también la primera demanda presentada por la confiscación de bienes a ciudadanos cubanos que luego se naturalizaron en los Estados Unidos, según permite el título III de la ley.

“Estamos demandando en nombre de la familia Mata y del grupo de personas que estén en una situación similar, se hicieron ciudadanos de Estados Unidos y cuyas propiedades fueron confiscadas por el gobierno cubano, y ahora son explotadas también por Meliá”, dijo a el Nuevo Herald, uno de los abogados del caso, Andrés Rivero, de la oficina Rivero Mestre, en Miami.

Rivero dijo que su oficina solicitaría la evaluación de un experto, pero que el valor actual del hotel San Carlos, un edificio histórico en el centro de Cienfuegos recién renovado por Meliá y reinaugurado en el 2018, estaría en el orden de “varios millones de dólares”.

Además de Gran Caribe, la demanda nombra a los compañías CIMEX, que participó en la restauración del hotel San Carlos, y otras dos compañías hoteleras —Cubanacán y Gaviota — que administran hoteles junto a Meliá por todo el país. La compañía española administra 34 hoteles en Cuba, de acuerdo con información en su página en internet. Meliá también es dueña de dos hoteles en EEUU, uno en Orlando, Florida, y el otro en Nueva York.

Los herederos de Rafael Lucas Sánchez Hill también están preparando una demanda en contra de Meliá y Blau— otra cadena española— por la explotación de hoteles en playas al norte de Holguín, según reportó el diario ABC.

En menos de un mes, ya se han presentado otras tres demandas bajo la ley Helms-Burton. La primera fue presentada por los herederos de los puertos de Santiago de Cuba y La Habana en contra de la compañía estadounidense de cruceros Carnival. La estadounidense Exxon Mobil también demandó a las empresas cubanas CIMEX y CUPET por el uso de una refinería expropiada en la Habana.

El gobierno de Cuba ha dicho que protegerá a las empresas extranjeras de las demandas aunque no queda claro cómo.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios