Cuba

Denuncian al gobierno cubano por ‘esclavismo y persecución’ de médicos que escapan de misiones

Un grupo de médicos cubanos se apresta a recibir entrenamiento en la Universidad de Brasilia antes de iniciar sus labores como parte del programa Más Médicos, en esta foto de archivo de agosto del 2013.
Un grupo de médicos cubanos se apresta a recibir entrenamiento en la Universidad de Brasilia antes de iniciar sus labores como parte del programa Más Médicos, en esta foto de archivo de agosto del 2013. AP File

La ONG Defensores de los Presos Cubanos presentó una denuncia en múltiples instancias internacionales contra el gobierno cubano por “esclavismo, persecución y otros actos inhumanos”, explicó en Miami el jueves Javier Larrondo, presidente de la organización.

Larrondo, en alianza con Solidaridad Sin Fronteras (SSF) y la Unión Patriótica de Cuba, explicó en conferencia de prensa en la sede de SSF, en Hialeah, que la denuncia se basa en el testimonio de 110 médicos cubanos que abandonaron las llamadas “misiones internacionalistas” y cuya identidad ha sido protegida por ser víctimas de tráfico humano.

“Estamos en presencia de una tragedia de dimensiones colosales. Familias rotas por la separación, castigos de ocho años sin ver a sus hijos a profesionales por el solo hecho de querer abandonar un trabajo, el robo del 75 por ciento del salario durante años”, explicó el emprendedor, inversor y filántropo cubano-español.

Según los cálculos de la ONG, la población afectada cada año por las “prácticas de trata de personas” del gobierno cubano está entre 50,000 y 100,000 personas. “Cuba viola varias convenciones internacionales de las cuales hace parte entre ellas la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Internacional de los derechos civiles y políticos, la Convención de los derechos del niño, entre otras”, agregó Larrondo.

El senador estadounidense Marco Rubio afirmó el 18 de febrero de 2019 que el Gobierno del presidente Donald Trump está trabajando para encontrar una solución al problema de los médicos cubanos en Brasil y otros países de América Latina.


La denuncia, abierta a otros profesionales que deseen aportar sus testimonios, está disponible online y ha sido presentada ante la Corte Penal Internacional, las Naciones Unidas, la Unión Europea y más de 80 países, en varias decenas de los cuales hay presencia de misiones cubanas.

WhatsApp Image 2019-05-23 at 4.41.58 PM.jpeg
Javier Larrondo, presidente de la ONG Defensores de los Presos Cubanos, explicó este jueves 5/23/2019 en Miami la demanda presentada contra el gobierno cubano en múltiples instancias internacionales por ‘esclavismo, persecución y otros actos inhumanos’. Mario J. Pentón mpenton@elnuevoherald.com

“Cuba ha engañado durante años a muchos países, presentando estas misiones como algo humanitario cuando en realidad se trata de un gran negocio para la isla. Estamos hablando de ganancias de $8,000 millones anuales, muy superior a los $3,000 millones que produce el turismo o los cerca de $4,000 millones que se estima que entren como remesas al país”, explicó.

Como parte de la metodología para presentar la denuncia, Larrondo entrevistó a los galenos, quienes le relataron las condiciones en las que están obligados a ejercer en terceros países. La ONG Defensores de los Presos Cubanos también recopiló contratos de trabajo, reglamentos internos y fundamentó su denuncia en los artículos del código penal cubano que castigan a quienes abandonan las misiones.


“El 56 por ciento de los profesionales han declarado que no fueron voluntariamente a las misiones y un 39 por ciento dijeron que habían sido altamente coaccionados por tener una deuda con el sistema educativo que los formó o por temor a ser considerados desafectos a la Revolución”, explicó Larrondo.

Un 94 por ciento de los 110 casos entrevistados dijeron que hubiesen abandonado las misiones si supiesen que ellos o su familia no sufrirían represalias, mientras que un 41 por ciento aseguraron no haber firmado ningún contrato antes de salir a las misiones.

El 82 por ciento de los médicos dijeron que habían recibido adoctrinamiento antes de salir de Cuba y un 89 por ciento dijeron que eran vigilados constantemente y obligados a vigilar a sus compañeros de trabajo. Más de la mitad de los profesionales confesaron que eran obligados a cometer crímenes contra su profesión, como inflar las estadísticas de consultas médicas, desechar medicamentos y útiles médicos o hacer propaganda a favor de partidos afines a La Habana.


Según Larrondo, la libertad de los profesionales es coartada hasta tal punto que no pueden tener relaciones amorosas con lugareños, ni de amistad con opositores al régimen chavista, por mencionar ejemplos sacados de la resolución 168, donde se establecen las reglas para los “trabajadores civiles” cubanos en el extranjero.

“A los profesionales cubanos les hacen creer que le deben al Estado su educación. Eso es falso. Yo estudié en España gratuitamente hasta la Universidad y no le debo nada al Estado, porque esa es su función, ayudar a que los individuos tengan más oportunidades”, ejemplificó.


“A los cubanos les cobran la educación con intereses. La pagan con su vida. Todo está diseñado para crear esclavismo, servidumbre y engaño para que las personas no puedan ser libres”, agregó Larrondo.

A través de Skype, varios médicos cubanos que escaparon de las misiones en Venezuela también participaron en la conferencia de prensa. Los galenos se encuentran en Colombia sin documentos para residir legalmente y sin posibilidades de legalizar sus títulos para ejercer como doctores.


“Dimos el paso hacia la libertad y huímos de Venezuela. Ahora estamos en un limbo legal, sin papeles en Colombia. En Cuba no se nos permitía sacar el pasaporte corriente ni viajar a ningún otro país, porque algunos médicos somos regulados por nuestras especialidades”, explicó el doctor Yunier Moranti Vázquez, quien escapó de Venezuela este año.

La médico Yinet Pérez, por su parte, hizo un llamado al gobierno de Estados Unidos para que reactive el Cuban Medical Professional Parole, un programa especial de refugio para los médicos cubanos que escapan de las misiones, derogado por el ex presidente Barack Obama.

“Mi bebé tiene solamente 5 años. Tuve que salir de Cuba para buscar un futuro mejor para mí y para él. Es lamentable y deprimente cómo el gobierno cubano nos obliga a estar separados durante ocho años de nuestros seres más queridos. Esto me está pegando muy fuerte. Son casi dos años sin verlo. ¿De qué derechos humanos nos hablan?”, añadió.

Sígueme en Facebook y Twitter: @mariojose_cuba.
  Comentarios