Cuba

Estados Unidos prohíbe viajes de cruceros a Cuba

Estados Unidos prohibirá los viajes en cruceros a Cuba como parte de nuevas sanciones contra el gobierno cubano por su apoyo a Nicolás Maduro en Venezuela.

Según una nueva regulación del Departamento de Comercio publicada este martes “los aviones privados y de empresas, los veleros, los barcos de pesca y otros aviones y embarcaciones similares no podrán viajar a Cuba”.

Un portavoz del Departamento de Comercio confirmó que a partir del miércoles 5 de junio “los cruceros, así como las embarcaciones de recreo, tienen prohibido salir de Estados Unidos para una estadía temporal en Cuba”.

Un alto funcionario de la administración le dijo a el Nuevo Herald que el gobierno cubano “manipuló” los viajes en crucero. Las compañías de cruceros proporcionaron “dinero directamente al gobierno cubano”, dijo el funcionario porque las compañías tienen que pagar al gobierno tarifas por atracar en la isla y los militares cubanos tomaron control de la mayoría de las instalaciones portuarias.

El funcionario dijo que se estaban preparando más sanciones para aumentar el “costo” para el gobierno cubano de su apoyo al régimen de Maduro.

“Animo a las compañías de cruceros a que redirijan las reservaciones [de sus rutas a Cuba] hacia Puerto Rico”, dijo el funcionario. “Es un territorio de los Estados Unidos y necesitan el apoyo; o que vayan a otras islas del Caribe y destinos de de nuestros aliados democráticos en la región“.

Las nuevas regulaciones implementan algunas de las nuevas políticas anunciadas a mediados de abril por el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, durante una visita a Miami. Bolton dijo que el gobierno limitaría los viajes a Cuba que no fueran por motivos familiares, así como el envío de remesas a la isla.

“El gobierno de [Donald] Trump merece un gran reconocimiento por responsabilizar al régimen cubano”, dijo el senador federal Marco Rubio, republicano por la Florida, quien ha estado asesorando a la administración sobre la política hacia Cuba.

“Mientras Cuba continúa exportando su destructiva agenda comunista en nuestro hemisferio y empoderando directamente al régimen narcoterrorista de Maduro, Estados Unidos debe usar todas las herramientas disponibles bajo las leyes de Estados Unidos contrarrestar las actividades engañosas del régimen cubano para socavar la política de Estados Unidos”, dijo Rubio.

El Departamento de Comercio indicó dijo que las nuevas regulaciones están alineadas con la decisión del gobierno de “restringir los viajes no familiares a Cuba para evitar que dinero proveniente de Estados Unidos enriquezca al régimen cubano, que continúa reprimiendo al pueblo cubano y brinda apoyo continuo al régimen de Maduro en Venezuela“.

Solamente los buques de carga que transporten artículos autorizados podrán ir a Cuba. Las aerolíneas comerciales que vuelan a la isla no están afectadas por las nuevas normas.

Además, el Departamento del Tesoro eliminó los viajes educativos en grupo dentro de la categoría de contactos de pueblo a pueblo, creada por el presidente Barack Obama para promover los intercambios culturales entre los dos países.

El cambio incluye una cláusula de exención para autorizar los viajes cuando las personas ya hubieran reservado un vuelo o un hotel antes del 5 de junio.

Según cifras oficiales cubanas, más de 600,000 estadounidenses viajaron a Cuba en 2018, principalmente a bordo de cruceros. Esa cifra excluye a otro medio millón de cubanoamericanos que visitaron a sus familias en la isla el año pasado.

Las cuatro compañías de cruceros más grandes del mundo —Carnival Corporation, Royal Caribbean International, Norwegian Cruise Line Holdings y MSC Cruises, todas con sede en Miami— tienen embarcaciones programadas para viajar a Cuba este año. El Norwegian Sun, Norwegian Sky, Empress of the Seas, Majesty of the Seas, MSC Armonia, Carnival Sensation y Carnival Paradise tienen programado atracar en puertos cubanos este mes.

Alyssa Goldfarb, portavoz de MSC Cruceros, dijo que la compañía está estudiando el anuncio para “evaluar la escala y el momento de su efecto en sus cruceros que parten de EEUU hacia Cuba”.

Hugo Cancio, representante de las operaciones de Norwegian en Cuba, dijo que la medida era “desafortunada” y agregó que los viajeros de los cruceros suelen cenar y permanecer a bordo durante la noche, y no gastan tanto como los que viajan en avión.

“En términos de la política estadounidense, los más afectados son los cubanos, no el gobierno”, agregó.

Las otras compañías de cruceros no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios sobre las nuevas restricciones.

Patricia Rogers, portavoz de Sea Dream, una pequeña línea de cruceros, dijo que según la interpretación de la compañía de las nuevas restricciones, los ciudadanos estadounidenses podrían viajar a Cuba a bordo de uno de sus cruceros si reservan antes de la medianoche del martes, porque sus cruceros no hacen paradas en EEUU. “La Colección Cuba 2020 no se ve afectada “, dijo.

El resto de las líneas de cruceros no respondieron de inmediato a las solicitudes de declaciones sobre las nuevas restricciones.

Los críticos de las políticas de acercamiento con Cuba, promovidas por el presidente Barack Obama, han insistido en que los cruceros a Cuba y los viajes para promover el intercambio entre los pueblos equivalen a hacer turismo, lo que está prohibido por las leyes del embargo.

El gobierno de Trump también se ha mostrado cada vez más irritado con la presunta presencia de agentes de seguridad e inteligencia cubanos en Venezuela. Varios funcionarios estadounidenses han dicho que el apoyo cubano ha sido crítico para mantener a Maduro, quien Estados Unidos ya no reconoce como el presidente legítimo.

“¿Por qué Estados Unidos debería permitir el flujo de dólares de turistas a La Habana mientras miles de militares cubanos reprimen a los venezolanos?”, dijo John Suárez, director Ejecutivo del Centro para una Cuba Libre. “Los viajes dentro de la categoría de contactos entre personas se crearon para eludir la ley que prohíbe el turismo a la isla“, agregó.

Pero las organizaciones que han promovido esos intercambios creen que las políticas del gobierno perjudicarán aún más al pueblo cubano.

“Las noticias de hoy son especialmente dañinas para el pueblo cubano, particularmente para el creciente sector privado, que confía en que los viajeros estadounidenses apoyen sus negocios y familias”, dijo James Williams, presidente de Engage Cuba. “Los cubanos no deben ser usados como peones políticos. Son seres humanos. Continuar con la fallida política de embargo durante 60 años, que castiga al pueblo cubano por los pecados de su gobierno, es un error moral y estratégico “, agregó.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios