Cuba

Díaz-Canel esboza la Cuba que quiere construir pero no menciona el desabastecimiento

La Cuba que quiere Díaz-Canel

El gobernante cubano Miguel Díaz Canel esbozó la Cuba que quiere en un discurso rodeado de funcionarios de provincia.
Up Next
El gobernante cubano Miguel Díaz Canel esbozó la Cuba que quiere en un discurso rodeado de funcionarios de provincia.

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel esbozó en una breve intervención la Cuba que desea construir, en una reunión que mantuvo el pasado viernes con los vicepresidentes de los órganos de la administración provinciales. En apenas poco más de un minuto, el mandatario agrupó una serie de ideas sobre su proyecto de país, “sin esclavitud” y sin “segmentos exclusivos o privilegiados”.

“Que tengamos invulnerabilidad militar, ideológica, social y económica, que haya democracia en el pueblo y no en el poder político y antidemocrático del capital”, dijo el gobernante, designado sucesor por Raúl Castro, quien a su vez recibió el cargo de manos de su hermano Fidel Castro, quien gobernó la isla durante décadas sin elecciones libres ni pluripartidismo.

Durante la gestión de Díaz-Canel, quien lleva poco más de un año al frente del país, la carestía en la isla se ha acentuado considerablemente y las filas para comprar comida son cosa de todos los días. Con una abultada deuda a los proveedores de alimentos y un ingreso por la venta de servicios profesionales en mengua, el país se ha visto obligado a reducir importaciones, afectando directamente a las personas de menos ingresos.

Aunque el tema del encuentro fue la economía nacional, el mandatario no habló sobre la crisis económica ni el desabastecimiento. En las últimas semanas el Estado ha racionado la venta de alimentos incluso en los mercados en pesos convertibles (CUC, equivalente a unos 25 pesos mondeda nacional).

“Queremos un país socialista, libre, independiente y soberano, fiel a nuestra historia con justicia social,”, añadió el gobernante, quien además habló de la “justa distribución de la riqueza”, del antiimperialismo y del rechazo al egoísmo.

Según Díaz-Canel, en ese país que sueña habrá “desarrollo económico y armonía con la naturaleza” y se cuidarán las fuentes “de las que depende la vida del planeta”. El mandatario también agregó el acceso “universal y gratuito” a los servicios de educación y salud así como el “repudio” a toda forma de discriminación.

Las palabras de Díaz-Canel hacen parte de una amplia campaña de propaganda para favorecer la imagen del dirigente, casi desconocido hasta que asumió el poder en abril de 2018. Díaz-Canel, que no perteneció a la generación de cubanos que luchó contra el anterior gobierno en la Sierra Maestra, hace parte de un programa de relevo generacional que se completará cuando Raúl Castro abandone la jefatura del Partido Comunista en 2021.

Durante la gestión de Díaz-Canel, la economía cubana ha tenido que enfrentar la crisis de su principal aliado y benefactor, el gobierno de Nicolás Maduro, con la disminución del envío de petróleo subsidiado a la isla.

También bajo su mandato retiró 8,300 médicos que trabajaban en Brasil y que representaban más de $330 millones de ingresos al Estado.

Esta semana la prensa oficial reveló que la zafra, otrora uno de los motores de la economía cubana, volvió a ser un fiasco. Liobel Pérez, vocero de Azcuba, el monopolio estatal de producción azucarera, dijo que la producción se comportó un 13 por ciento por debajo del plan, lo que equivale a 1.3 millones de toneladas de azúcar, una de las más bajas desde principios del siglo XX.

  Comentarios