Cuba

EEUU amenaza a Cuba con más sanciones si no da “marcha atrás” en Venezuela

Sergei Lavrov y Bruno Rodriguez en Cuba durante su gira por latinomérica

Sergei Lavrov cerró el miércoles julio 24 en La Habana con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, y prometió fortalecer la alianza de Moscú con la isla del Caribe y Venezuela en la cara. de lo que llamó "métodos neocolonialistas" de Estados Unidos.
Up Next
Sergei Lavrov cerró el miércoles julio 24 en La Habana con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, y prometió fortalecer la alianza de Moscú con la isla del Caribe y Venezuela en la cara. de lo que llamó "métodos neocolonialistas" de Estados Unidos.

Si el gobierno de Cuba no quiere enfrentar nuevas sanciones, debe retirar su personal de Venezuela y su apoyo a Nicolás Maduro, advirtió un funcionario de alto rango de la administración de Donald Trump en una teleconferencia con periodistas el jueves.

“Lo que verán son acciones que se irán incrementando”, dijo el funcionario. “Cada acción que hemos tomado contra el gobierno cubano ha sido específicamente dirigida a sus redes financieras, a sus ingresos, a su comercio de petróleo. Todo eso se agravará si no dejan de apoyar la destrucción de la democracia y la represión del pueblo venezolano”.

“Si no quieren ver peores consecuencias, ahora es el momento de dar un paso atrás”, subrayó el funcionario.

Elliott Abrams, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, hizo comentarios similares el miércoles durante un evento en Washington.

“Las presiones sobre Cuba aumentaron mucho desde enero y seguirán aumentando, y hemos dejado claro que se debe a sus acciones en Venezuela”, dijo Abrams.

Estados Unidos, sin embargo, no está dispuesto a ofrecer al gobierno cubano incentivos similares a los que ha ofrecido a funcionarios venezolanos y compañías sancionadas por sus actividades en ese país.

El funcionario reiteró a los periodistas que Estados Unidos estaba dispuesto a ofrecer garantías a Maduro de que no sería perseguido si abandonaba el poder, una oferta reportada primero por el Nuevo Herald y el Miami Herald.

Otros dos funcionarios de alto rango también dijeron en la teleconferencia, en la que se anunciaron sanciones contra familiares de Maduro y miembros de una red de corrupción asociada a la distribución de alimentos, que estas y otras sanciones “no tenían que ser permanentes”.

Los funcionarios pusieron como ejemplos el levantamiento de las sanciones contra el ex-jefe del SEBIN, Manuel Christopher Figuera, quien desertó y está cooperando con la justicia de Estados Unidos; y de BP Tankers, sancionada por participar en el envío de petróleo a Cuba.

“Esto podría suceder muy rápido, lo que debe hacer es cambiar la naturaleza de la conducta en la que está involucrado”, dijo uno de los funcionarios.

Pero el caso de Cuba es distinto, dijo otro de los funcionarios de alto rango a los periodistas.

“Las condiciones para el cambio de nuestro régimen de sanciones hacia Cuba están codificadas en la ley [Helms-Burton], por lo que el gobierno cubano sabe muy bien qué hacer”, dijo.

La ley establece que el presidente, en consulta con el Congreso, puede suspender el embargo cuando un gobierno de transición hacia una democracia esté en el poder en Cuba.

El secretario de estado, Mike Pompeo, dijo el lunes que Cuba mantiene “varios miles” de agentes de seguridad e inteligencia en Venezuela. La administración de Trump sostiene que Cuba ha obstaculizado la salida de Maduro y la resolución al conflicto político que se ha agudizado en los últimos seis meses. A fines de enero, Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional declaró ilegítimo a Maduro y asumió la presidencia interina de ese país, con el apoyo de Estados Unidos y más de 50 países.

Desde entonces, Estados Unidos ha arreciado las sanciones contra Cuba, con el propósito de limitar los ingresos que obtiene el gobierno cubano y sus militares. Entre las medidas se incluyen nuevos límites a los viajes y las remesas. Trump también autorizó las demandas contra compañías estadounidenses o extranjeras que estuvieran comerciando con propiedades que fueran confiscados sin compensación por el gobierno de Castro cuando este llegó al poder hace seis décadas.

La presión de Estados Unidos y el desplome económico de Venezuela ha arrastrado a la economía cubana, que está pasando por una crisis que se ha manifestado en la escasez de alimentos y gasolina y ha resultado en cortes eléctricos. Los envíos de petróleo venezolano a la isla, que ya habían disminuido sustancialmente, se han visto entorpecidos aún más por las sanciones estadounidenses contras las compañías y barcos que se involucren en este comercio.

El Departamento del Tesoro también incluyó a la principal compañía importadora de petróleo de Cuba, la estatal Cubametales, en su lista de entidades bloqueadas.

“En lo que respecta a Venezuela, nuestra política ha sido resaltar las actividades de Cuba en Venezuela, sus esfuerzos a largo plazo para apoyar la represión del pueblo venezolano”, dijo un funcionario durante la teleconferencia.

Pero la política de sanciones no parece haber dado resultado hasta ahora.

El gobierno cubano no ha dado indicios de abandonar su relación con Maduro, apoyado también por Rusia y China. El canciller ruso Sergei Lavrov, de visita en La Habana el martes, reiteró su apoyo al gobierno cubano en un claro desafío a Estados Unidos.

Canadá y la Unión Europea han realizado contactos diplomáticos para traer al gobierno cubano a la mesa de negociación para encontrar una solución política a la crisis en Venezuela. El gobierno cubano ha participado en algunas reuniones y ha reiterado su disposición a participar en un diálogo político, pero ha negado que preste apoyo de inteligencia y seguridad a Maduro.

“Cuba no cede ante presiones ni amenazas”, escribió en Twitter el líder cubano Miguel Díaz-Canel la semana pasada. “Eternamente defenderemos nuestra soberanía e independencia”.

“Los cubanos son más desafiantes, lo que me convence más de que para ellos [el apoyo a Maduro] es algo existencial”, comentó un funcionario de alto rango de la administración de Trump en una entrevista con el Nuevo Herald. “Cuba continúa negando, negando y negando” que tiene personal de inteligencia en Venezuela, pero al mismo tiempo, el gobierno de la isla parece estar evaluando si pudiera resguardar sus intereses con otra persona en el gobierno que no sea Maduro”.

“Creo que los cubanos se preguntan a sí mismos si se hunden o no con Maduro”, dijo el funcionario. “Si lo hacen, serán los únicos en hacerlo”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios