Cuba

Cubanoamericano de Miami es considerado para alto puesto en el Departamento de Estado

Embajador EEUU en OEA: Venezuela debe realizar elecciones sin Maduro

El embajador de EEUU en la OEA, Carlos Trujillo, se refirió a la grave crisis política de Venezuela en la conferencia “Diáspora y desarrollo”, en Miami.
Up Next
El embajador de EEUU en la OEA, Carlos Trujillo, se refirió a la grave crisis política de Venezuela en la conferencia “Diáspora y desarrollo”, en Miami.

Carlos Trujillo, el actual embajador de los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y ex representante estatal de Miami, está siendo considerado para ser el próximo subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Múltiples fuentes confirmaron el martes que Trujillo, un cubanoamericano y un aliado cercano del senador estadounidense Marco Rubio, es un fuerte candidato para ocupar el cargo, que conlleva una importante influencia diplomática sobre América Latina, el Caribe y Canadá.

Una fuente del Congreso dijo que el nombre de Trujillo apareció en conversaciones recientes por correo electrónico sobre posibles reemplazos para Kimberly Breier, quien anunció su renuncia como subsecretaria para Asuntos del Hemisferio Occidental el 7 de agosto.

Si bien las conversaciones entre asistentes legislativos y funcionarios involucrados en la política hacia América Latina no concluyeron que Trujillo definitivamente sería el candidato de Trump para el puesto, nadie más fue mencionado como un reemplazo potencial para Breier.

“Es un candidato fuerte”, dijo una segunda fuente del Congreso. “Dado que la administración ha dado prioridad a Cuba, Venezuela y Nicaragua, hay muy pocas personas que tengan el conocimiento para asumir el papel de Kimberly Breier”.

Un ex funcionario del Departamento de Estado dijo que el nombre del embajador Michael Kozak también ha sido mencionado como una posible recomendación interna. El ex funcionario dijo que, por lo general, cuando se estudia la designación de puestos de alto rango en el Departamento de Estado, se valoran como finalistas un candidato designado por la Casa Blanca y un diplomático de carrera recomendado por el Departamento.

Kozak, actualmente el funcionario de más rango en la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo de ese Departamento, ha sido diplomático de carrera durante más de cuatro décadas. Participó en los esfuerzos para poner fin a la guerra civil en Nicaragua y en las negociaciones con el dictador de Panamá Manuel Noriega antes de la invasión estadounidense. También fue jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana entre 1996 y 1999.

Una fuente familiarizada con las deliberaciones en curso dijo que Trujillo aceptaría el trabajo si se le ofreciera. Como representante de EEUU ante la OEA, Trujillo ya ha estado trabajando en temas relacionados con América Latina, con un fuerte enfoque en Venezuela.

Se espera que la decisión final sobre el puesto diplomático más importante relacionado con América Latina sea anunciada por el Secretario de Estado Mike Pompeo en las próximas semanas. Pompeo se ha comprometido a nombrar a alguien antes de la partida de Breier.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado no respondieron a una solicitud de comentarios sobre la nominación de Trujillo y Kozak.

Breier renunció citando razones personales. Especializada en temas relacionados con México, fue nombrada para el cargo en 2018. Sin embargo, había sido criticada por su negativa a testificar ante el Congreso y por no abogar por el acuerdo de asilo entre el presidente Trump y el gobierno de Guatemala.

El puesto de subsecretario “es importante para cualquier región”, dijo Otto Reich, quien fue subsecretario para el Hemisferio Occidental bajo George W. Bush. “Esa persona debería ser el principal asesor del Secretario en esa región. Mucho depende del conocimiento de esa persona sobre los temas y los problemas en esos países”.

El trabajo también es “un asesino” que demanda muchas horas de trabajo, dijo Reich, y agregó que Trujillo ha demostrado la voluntad de aprender y trabajar duro mientras representa a los Estados Unidos en la OEA.

“Me ha impresionado lo rápido que aprendió”, dijo Reich. “Conocía la región lo suficientemente bien como para hacer un muy buen trabajo en la OEA, pero en comunicaciones recientes, me impresionó lo mucho que ha aprendido sobre todos esos países [en la región]. Se ha aprovechado de la posición para aprender “.

Trujillo, quien fue confirmado por el Senado como el representante de EEUU ante la OEA en marzo del año pasado, ha demostrado ser hábil en maniobrar la política interna de la organización, dijo una fuente del Departamento de Estado.

Las fuentes lo describieron como humilde y abierto a las recomendaciones de los expertos en políticas.

Trujillo llegó a la OEA en una coyuntura crítica cuando Venezuela aún estaba representada por un funcionario del gobierno de Nicolás Maduro. En abril de este año, Trujillo obtuvo el voto de 18 estados para reconocer al embajador designado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, como el representante legítimo de esa nación, lo que se percibió como una importante victoria diplomática para la administración de Trump.

Durante su audiencia de confirmación en el Senado, Trujillo dijo que “los retrocesos en la democracia” y la corrupción son los mayores desafíos que enfrenta América Latina.

“El embajador Trujillo ha sido una gran voz de apoyo en la OEA para el pueblo nicaragüense”, escribió Rubio en Twitter en julio. “Estoy agradecido por su compromiso y liderazgo en la defensa de la democracia y la libertad de expresión en Nicaragua”.

A principios de este año, en febrero, ambos recorrieron un almacén en la frontera entre Colombia y Venezuela, donde la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional estaba posicionando la ayuda humanitaria para los venezolanos.

Si bien Trujillo ha destacado en relación a la política hacia Venezuela, tiene sus críticos, particularmente en el Caribe, que se ha dividido por el apoyo de la administración Trump a Guaidó. También enfrentó desafíos en Haití a principios de este año cuando intentó que la OEA ayudara a encontrar una solución a la crisis política en ese país, en medio de protestas violentas y demandas por la renuncia del presidente Jovenel Moïse.

Una visita de Trujillo en junio, en condición de presidente del Consejo Permanente de la OEA, generó críticas de grupos de la oposición y activistas haitianos y de otras voces en la región. El embajador de Antigua y Barbuda ante la OEA, Sir Ronald Sanders, acusó a Trujillo de ignorar los procedimientos y trabajar por su cuenta.

“La visita de la delegación del embajador Trujillo, que siempre fue un esfuerzo arriesgado debido a su brusquedad, no parece haber mitigado las preocupaciones que han motivado los recientes disturbios en Haití o haber promovido el diálogo”, escribió Sanders en una columna publicada por Caribbean News Service.

Los reporteros del Miami Herald, David Smiley y Alex Daugherty, contribuyeron a esta historia.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.
  Comentarios