Cuba

Demócratas de la Florida critican a Trump por deportaciones masivas de cubanos

Cubanos piden asilo político en la frontera de EEUU, que está casi cerrada

Miles de cubanos piden asilo en los puntos de entrada a Estados Unidos. Una nueva política los empuja de nuevo a México, donde son víctimas del crimen organizado y no reciben ayuda de las autoridades de ese país.
Up Next
Miles de cubanos piden asilo en los puntos de entrada a Estados Unidos. Una nueva política los empuja de nuevo a México, donde son víctimas del crimen organizado y no reciben ayuda de las autoridades de ese país.

Tras la reciente noticia de deportaciones masivas de cubanos, el Partido Demócrata de Florida denunció estas y otras políticas de inmigración de la administración de Donald Trump que están afectando a la comunidad cubanoamericana en el sur de la Florida.

“Estamos cuestionando a la administración Trump, y estamos pidiéndole que revoque las políticas que están afectando a la comunidad cubanoamericana aquí en Miami-Dade”, dijo el senador estatal José Javier Rodríguez en una conferencia de prensa en la Torre de la Libertad de Miami el lunes. “La administración Trump intenta deshacerse del proceso de asilo, como lo conocemos y eso está teniendo un ``impacto en los cubanos que intentan venir aquí”.

El viernes de la semana pasada, el Miami Herald informó que 120 ciudadanos cubanos fueron deportados en un vuelo chárter de New Orleans a La Habana, “el grupo más grande de ciudadanos cubanos que han sido removidos en un solo vuelo en los últimos años”, según una declaración de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos. .

La noticia fue recibida con consternación en la comunidad cubanoamericana en el sur de Florida.

“Creo que es importante para los líderes políticos, para los líderes de la comunidad llamar la atención sobre esta realidad”, dijo Frank Mora, profesor de la Universidad Internacional de la Florida y ex subsecretario adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental bajo el presidente Barack Obama. “La gente se está centrando en los 120; es mucho más que eso“.

El número de cubanos deportados a la isla ha aumentado de 160 en el primer año de la administración Trump, a 463 en 2018 y 743 este año fiscal que concluye en septiembre.

El gobierno cubano, que actualmente está bajo sanciones más estrictas por parte de la administración Trump, recibió el vuelo discretamente el 30 de agosto, sin que aparecieran informes en sus medios oficiales.

ICE destacó la importancia del vuelo con más de un centenar de cubanos, ya que “Cuba tiene una larga historia de ser considerado un país ‘no cooperativo’”, que no acepta a los deportados.

“Observamos la voluntad de Cuba de aceptar el regreso de 120 de sus ciudadanos con órdenes de expulsión y reiteramos la importancia de una migración segura, legal y ordenada”, dijo a el Nuevo Herald un portavoz del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Los demócratas de Florida han tardado en abordar públicamente los obstáculos que enfrentan los inmigrantes cubanos. Las noticia de la deportación masiva proporcionó una vía para llegar a la comunidad cubanoamericana y de paso criticar a los líderes republicanos, quienes Mora dijo que permanecen “en silencio” sobre el tema.

Si bien los esfuerzos para proteger legalmente a los venezolanos de las deportaciones han sido principalmente un asunto bipartidista, la política hacia Cuba sigue un siendo un tema polarizado, y los demócratas acusan a la administración Trump—que ha prometido luchar contra la ‘troika de tiranía’ de los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua— de tener un doble discurso.

“Es más que irónico tener que preguntarle a un presidente republicano si realmente cree que los cubanos pueden ser perseguidos en Cuba. Uno pensaría que ya no es una creencia del Partido Republicano ”, dijo Rodríguez en la conferencia.

Los funcionarios de la administración Trump han visto en general la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados” como un regalo de la administración anterior, una que les ahorró el costo político de ser percibidos como los que castigan a los inmigrantes cubanos, lo que podría dañar el voto cubanoamericano en Florida en las elecciones del 2020.

Eso podría estar cambiando ahora que el gobierno cubano acordó inesperadamente recibir una mayor cantidad de deportados y que la lucha por el voto hispano en el estado de Florida está cobrando fuerza.

Pero los oradores en la Torre de la Libertad no mencionaron que fue el presidente demócrata Barack Obama quien, en su última semana en el cargo, eliminó la protección para la deportación conocida como ‘pies secos, pies mojados’ que permitía a los cubanos que llegaban a la frontera permanecer legalmente en el país.

La declaración conjunta firmada por los gobiernos de Estados Unidos y Cuba el 12 de enero de 2017 permite a las autoridades de inmigración deportar rápidamente a ciudadanos cubanos considerados “inadmisibles”.

“Con vigencia inmediata, los ciudadanos cubanos que sean detenidos en los puertos de entrada o cerca de la frontera pueden ser sometidos a procedimientos de deportación expeditos de la misma manera que los nacionales de otros países”, dijo el Departamento de Seguridad Nacional en ese momento.

Pero si Obama eliminó la protección, las controvertidas políticas de inmigración de Trump han hecho que la situación de los inmigrantes cubanos sea aún más difícil.

Inicialmente, la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados” disuadió a algunos inmigrantes cubanos de venir a los Estados Unidos, pero la creciente represión del gobierno y una crisis económica en la isla han empujado a miles de cubanos a buscar asilo en la frontera mexicana.

Hasta agosto, 20, 603 cubanos han sido detenidos en la frontera con México en el año fiscal 2019.

Miles ahora esperan en México el procesamiento de sus casos de asilo después de que la administración Trump firmara un acuerdo con el gobierno mexicano en junio.

A los que entraron a Estados Unidos antes no les ha ido mucho mejor.

Muchos languidecen en los centros de detención para migrantes porque la administración ordenó a los jueces que no pongan en libertad bajo fianza a los solicitantes de asilo y ICE casi ha detenido la emisión de “paroles”, autorizaciones que permiten continuar el proceso en libertad.

La administración Trump ha hecho que pasar “entrevistas de miedo creíble“ de ser perseguidos si son devueltos para buscar asilo sea más difícil en general, dijo Rodríguez. Y desde que la administración eliminó las prioridades de deportación establecidas por Obama, muchos cubanos que no tenían antecedentes penales también han sido deportados.

Según la declaración de ICE, uno de los cubanos repatriados en el vuelo del 30 de agosto fue “un delincuente que tenía condenas por secuestro en primer grado con el uso de un arma letal, agresión sexual con el uso de un arma letal y tráfico de sustancias controladas —delitos por los cuales obtuvo penas de 15 años, 25 años y 12 meses de prisión“.

Mora dijo que la administración Trump “quiere que pensemos que todos los cubanos deportados son delincuentes. Eso simplemente no es cierto “.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios