Cuba

Cuba anuncia medidas económicas para recaudar divisas y enfrentar sanciones de EEUU

El gobierno cubano venderá electrodomésticos, motos eléctricas y otros productos directamente en dólares, a precios más bajos, y ofrecerá servicios de importación de mercancías, en un esfuerzo por captar divisas y combatir los efectos de las sanciones de Estados Unidos.

Las medidas, anunciadas el martes en la televisión por el vicepresidente Salvador Mesa y varios ministros, beneficiarán a los llamados cuentapropistas, quienes podrán importar insumos y mercancías, aunque solo podrán hacerlo a través de empresas estatales autorizadas.

Mesa anunció que empresas estatales designadas por el Ministerio de Comercio Exterior “prestarán servicios de importación a las personas naturales”.

“No hay ninguna restricción para los trabajadores por cuenta propia”, aclaró el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, reconoció que el gobierno “no está en capacidad de satisfacer la demanda” del consumo interno y mantener la estabilidad de los productos, por la falta de liquidez.

No queda claro cuándo comenzarán a implementarse los cambios. Mesa dijo que sería un proceso “gradual”.

El vicepresidente mencionó directamente que las medidas fueron tomadas en respuesta al “recrudecimiento del bloqueo” de EEUU y sanciones que la administración de Donald Trump impuso recientemente, entre ellas, la limitación de las remesas y los viajes, una de las principales fuentes de ingreso de divisas del gobierno cubano.

Las medidas también intentan desmantelar el mercado informal de las llamadas “mulas”, como se conoce a las personas que viajaban al extranjero a comprar mercancías –algunas de las cuales no ofertaba el gobierno– para venderlas en la isla. Muchos cuentapropistas también viajaban al extranjero para comprar insumos.

Según estimados del Havana Consulting Group, un grupo de investigaciones de la economía cubana radicado en Miami, el negocio movía cerca de $2,000 millones, que quedaban en el extranjero.

“El dinero que está saliendo para adquirir esos productos se estima en cifras significativas, y debemos captarlo como fuente de divisas para aprovisionar nuestra industria, las cadenas de tiendas; en fin, nuestro mercado”, dijo Mesa.

Asimismo, el vicepresidente dijo que se venderán electrodomésticos, motos y otros productos a precios más competitivos, similares a los de la región. Pero los productos solo podrán ser adquiridos en tiendas específicas con tarjetas magnéticas asociadas a cuentas de banco en dólares o en otras divisas fuertes.

La presidenta del Banco Central de Cuba, Irma M. Martínez, dijo que las personas que envían remesas a Cuba podrían “redirigirlas a estas cuentas”. Las leyes del embargo permiten el envío de remesas a Cuba, actualmente a través de la compañía Western Union, pero prohíbe las transacciones bancarias con Cuba, por lo que los cubanoamericanos no podrán enviar dinero directamente a esas cuentas.

Si los dólares son depositados en billetes, el gobierno le impondrá un impuesto del 10 por ciento.

La ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños, dijo que el gobierno rebajará impuestos arancelarios, reducirá los gastos de logística y distribución así como el “índice de precios” para lograr ofertar los productos a precios más bajos.

La población se ha quejado regularmente de los precios exorbitantes en las tiendas estatales, que aplican impuestos de hasta el 240 por ciento a los productos.

Pese a las rebajas, muchos de los electrodomésticos y otras mercancías que se ofertarán quedarán fuera del alcance de muchos cubanos. Un aire acondicionado de una tonelada costará $360, una lavadora $388 y un refrigerador, $519. El salario medio en Cuba ronda los $40.

El economista Mauricio De Miranda, quien recientemente propuso una serie de medidas para salir de la crisis económica, cuestionó la eficacia de las decisiones tomadas por el gobierno.

“Ninguna de estas ‘medidas’ contribuye a solucionar la inmensa brecha entre los precios de los bienes de consumo y los ingresos provenientes del trabajo”, escribió en Twitter.

La medidas fueron anunciadas tras la confirmación de Miguel Díaz-Canel como presidente la semana pasada y en medio de una crisis de combustible que ha afectado la ya maltrecha economía cubana.


En septiembre, el gobierno limitó el transporte público y paralizó algunos renglones de la economía para ahorrar combustible. Díaz-Canel dijo en la televisión cubana que no habían llegado los barcos de petróleo provenientes de Venezuela debido a las sanciones impuestas por los Estados Unidos contra las compañías y barcos que faciliten esos envíos.

Pero aunque el gobernante aseguró que lo peor de la crisis había pasado, dijo que algunas de las medidas de ahorro se mantendrán y que el país continuará funcionando con el 80 por ciento del combustible que había utilizado hasta ahora.


Díaz-Canel fue reelecto como presidente la semana pasada, en una votación en la Asamblea Nacional en la que él fue el único candidato. En esa sesión también se implementaron otros cambios de nomenclatura establecidos en una nueva Constitución aprobada en febrero.

La Constitución también establece que Díaz-Canel nombre a un primer ministro y renueve el Consejo de Ministros pero las nuevas medidas económicas fueron anunciadas por varios de los actuales ministros.

El reportero Mario J. Pentón contribuyó a esta historia.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios