Cuba

‘Cuba es un emblema de la lucha por la libertad’, dice diplomático mexicano

La elección de México como destino del primer viaje de Miguel Díaz-Canel tras ser seleccionado como presidente de Cuba ilustra no solo el interés del gobierno cubano en buscar petróleo y un nuevo mercado para sus médicos, sino también la cercanía ideológica con el gobierno de izquierda de Andrés Manuel López Obrador.

Díaz-Canel llegó a ese país el jueves para reunirse con el presidente mexicano y explorar nuevas oportunidades que permitan salir a la isla caribeña de la crisis financiera y de combustible por la que atraviesa.

El gobernante cubano fue recibido en el aeropuerto por el secretario para América Latina y el Caribe en la cancillería mexicana, Maximiliano Reyes. La víspera, Reyes dijo en una entrevista televisiva que “Cuba representa para México un emblema de la lucha por la libertad, un recordatorio permanente de que estas medidas como el bloqueo económico ya no corresponden a la realidad actual”, dijo en referencia al embargo de Estados Unidos al gobierno cubano.

“Esta visita fortalece nuestros lazos históricos, fortalece el emblema por la lucha por la libertad y la lucha antimperialista,” agregó.

En su conferencia matutina del jueves, Obrador dijo que entre los temas a tratar con Díaz-Canel se encuentran “la cooperación para el desarrollo, cooperación en lo que podamos considerar conveniente, en salud, en educación, en deporte”.

El presidente mexicano dijo que había “voluntad” para cooperar a corto y mediano plazo pero que “no hay nada preciso aún”.

“Vamos a refrendar este compromiso y esa tradición de política exterior de respeto al pueblo cubano, a su independencia, a su derecho a la autodeterminación, que ha sido característica de nuestra política exterior, no intervención y autodeterminación de los pueblos y solución pacífica de controversias”, agregó Obrador, citando la misma política que lo ha llevado a desligarse de los esfuerzos regionales en el Grupo de Lima y la Organización de Estados Americanos para lograr la salida de Nicolás Maduro en Venezuela.

En Obrador, Díaz-Canel podría encontrar un aliado regional en un momento crítico para el gobierno cubano.

La crisis en Venezuela ha dejado a la isla sin el petróleo que necesita. Gracias a un acuerdo de intercambio de servicios médicos por petróleo firmado por Fidel Castro y Hugo Chávez, Venezuela subsidiaba el combustible que Cuba necesitaba. Pero el mal manejo de PDVSA bajo el gobierno de Nicolás Maduro ha desembocado en una caída de la producción. Y Estados Unidos ha penalizado a Cuba por su apoyo a Maduro, imponiendo sanciones para obstaculizar los envíos de combustible.

En septiembre, el gobierno tuvo que paralizar el transporte público y enviar a los empleados en varias industrias a su casa debido a la escasez de diésel.


México tiene petróleo y un gobierno populista que podría utilizar los servicios de los médicos cubanos para cumplir algunas de las promesas que ha hecho, entre ellas “la universalización” de los servicios médicos.

En junio, el director del Seguro Social, Zoé Robledo, se reunió con el ministro de Salud Pública cubano, José Ángel Portal Miranda. En esa ocasión, Robledo dijo que México estaba comprometido a colaborar en temas de salud con Cuba. Según publicó Cubanet, del encuentro habría salido un acuerdo para enviar médicos a México, aunque el gobierno de ese país lo ha negado.

Cuba está buscando nuevos mercados para el envío de médicos, tras cancelar su participación en el programa Mais Medicos en Brasil, cuando el presidente Jair Bolsonaro exigió nuevas condiciones, entre ellas el pago íntegro de los salarios a los médicos cubanos. Se estima que el gobierno cubano ganaba unos $300 millones a través de ese programa.


El ministro de Salud Pública no acompaña a Díaz-Canel en este viaje pero sí el de Energía y Minas, así como el de Comercio Exterior. El general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, al frente del conglomerado de compañías militares GAESA, que controla gran parte de la economía cubana, también forma parte de la delegación, aunque su presencia no fue anunciada en los medios oficiales cubanos.

GAESA se encuentra sancionada por el gobierno estadounidense.

El gobierno mexicano también coopera con Cuba en temas migratorios. Ambos gobiernos firmaron un acuerdo para que las autoridades mexicanas pudieran deportar a cubanos que intentan llegar a los Estados Unidos.

El periodista mexicano Jorge Ramos cuestionó la visita de Díaz-Canel a México, la segunda que realiza, pues el gobernante asistió a la toma de posesión de Obrador a fines del año pasado.

Ramos increpó en Twitter al canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien le dio la bienvenida a Díaz-Canel y su esposa, Liz Cuesta.

“Cuba es una brutal dictadura”, escribió Ramos. “Son más de 60 años sin democracia, sin elecciones multipartidistas, con férrea censura y con una larga historia de ejecuciones y prisioneros políticos. ¿Va el gobierno de México a denunciar las violaciones a los derechos humanos en Cuba?”

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. También reporta sobre la política de Estados Unidos hacia América Latina. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.
  Comentarios