Cuba

Díaz-Canel niega represión política en Cuba mientras mantiene detenido a líder opositor

Mientras uno de los principales líderes de la oposición permanece en la cárcel sin juicio, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel negó durante una reunión con cubanos que viven en Irlanda que su gobierno persigue a los disidentes.

“Nosotros por política y por sentimientos no excluimos a nadie,” dijo Díaz-Canel en el evento celebrado la noche del lunes. “Lo que pasa es que hay cubanos que se han excluido.... En Cuba, todo el mundo no es revolucionario, ni todo el mundo está con la revolución y a nadie se le persigue por estar o no con la revolución.”

Díaz-Canel contestó así a un comentario de Annarella Grimal, una cubana que reside en Irlanda desde hace una década. El gobernante cubano realizó una visita de dos días a ese país, como parte de una gira que incluye Bielorrusia y Rusia.

“Más que unidad necesitamos tolerancia”, dijo Grimal a Díaz-Canel. “El hecho de que una persona no piense como las personas que están en el gobierno no quiere decir que sean malas personas....Necesitamos incluir a todos los cubanos... .No podemos hacer de la ideología el centro.”

Grimal también cuestionó las políticas migratorias del gobierno cubano, que impide que algunos cubanos, entre ellos médicos que abandonaron las misiones del gobierno, puedan regresar al país durante ocho años.

“Yo no tengo que apoyar al socialismo para escucharlo a usted y decirle, por ejemplo, que me parece muy bien el incremento de salario [a los trabajadores estatales] pero no me parece tan bien que haya cubanos [a] los que no se les permita la entrada a Cuba”, dijo.

Grimal declinó ofrecer comentarios sobre el intercambio, pero publicó el video en Facebook. En la publicación dijo temer represalias por sus declaraciones.

“Me dio la impresión que al presidente no le gustó”, escribió Grimal. “Y confieso que cuando al final el Ministro [de Relaciones Exteriores] Bruno [Rodriguez] me preguntó mi nombre y mis apellidos, cuando le repetí lo del castigo de los ocho años, lo primero que pensé fue que me pondría en una lista negra; la misma que hoy impide a mi primo ver a su única hija, la misma lista negra que prohíbe a miles de cubanos asistir a un funeral de un ser querido, no estar en los cumpleaños de su mamá o en la graduación del sobrino”.

El mismo día del evento en Irlanda, en Santiago de Cuba el líder de la opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, cumplía tres semanas detenido sin cargos, pese a las denuncias de familiares, disidentes y organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y la Organización de Estados Americanos.


Agentes de la seguridad del estado detuvieron a Ferrer y a otros cinco activistas el 1 de octubre en la sede de UNPACU. Pese a que es un derecho incluido en la nueva constitución que entró en vigor en abril de este año, el 18 de octubre un tribunal negó el recurso de habeas corpus presentado por sus familiares.

“Las autoridades cubanas llevan más de un decenio acosando e intimidando a José Daniel Ferrer García a causa de su activismo político”, escribió Amnistía Internacional en una carta enviada a Díaz-Canel el 8 de octubre. “La detención de este líder de la oposición vino precedida de la identificación, por parte de Amnistía Internacional, de seis presos de conciencia en menos de dos meses”.

Desde que Díaz-Canel fue nombrado como sucesor de Raúl Castro en abril del 2018, activistas y defensores de los derechos humanos han denunciado un aumento de la represión no solo contra opositores sino también contra periodistas independientes, artistas y académicos.

Organizaciones de derechos humanos estiman que existen cerca de un centenar de prisioneros políticos en la isla. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid, denunció que en septiembre se produjeron al menos 481 arrestos arbitrarios en la isla, la cifra más alta en lo que va de año.

“Hacemos un llamado al régimen cubano a liberar de inmediato al defensor de los derechos humanos José Daniel Ferrer, arrestado el 1 octubre bajo falsos pretextos”, dijo en Twitter el secretario de estado Mike Pompeo. “Organizaciones de Estados Unidos y de derechos humanos en todo el mundo siguen el caso de Ferrer, uno de los más de 100 prisioneros políticos detenidos en Cuba”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. También reporta sobre la política de Estados Unidos hacia América Latina. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.
  Comentarios