Cuba

Aumentan las remesas a Cuba pero el gobierno frena las inversiones privadas, revela estudio

Las remesas enviadas por los exiliados cubanos a la isla continúan en aumento y constituyen hoy la primera fuente de financiamiento del país. Pero un sector radical del Partido Comunista ha frenado las inversiones de ese dinero que envían a la isla los cubanos en el extranjero, según un estudio de la consultora The Havana Consulting Group (THCG), con sede en Miami.

En 2018 Cuba recibió $6,600 millones en forma de remesas en efectivo y mercancías. El 90 por ciento de las remesas es enviado a la isla desde Estados Unidos, explicó en un informe Emilio Morales, director de la consultora.

“Ninguna otra empresa en la economía cubana es tan rentable como las remesas. La reducción del apoyo financiero venezolano, la disminución en las exportaciones de productos y servicios y en el turismo, han convertido las remesas en el pulmón financiero que mantiene viva a la moribunda economía cubana”, agregó.

Morales comparó el crecimiento del envío de remesas con los siete rubros exportables cubanos que más ingresos le generan al país: turismo, productos mineros, azúcar y sus derivados, medicamentos, mariscos congelados, tabaco y productos agrícolas. Según las conclusiones de su investigación, el crecimiento de estos rubros en los últimos 11 años fue de apenas $310 millones, mientras que las remesas crecieron casi 15 veces más que las exportaciones.

“Estos resultados muestran claramente la alta dependencia que la economía cubana tiene actualmente de su diáspora y, al mismo tiempo, el pobre desempeño del sector productivo de la economía cubana”, agregó el economista.

En la última década, las remesas en efectivo a Cuba pasaron de $1,447 millones en 2008 a $3,691 millones en 2018.

Morales lamentó que un ala conservadora del Partido Comunista impusiera su agenda y frenara la expansión del sector privado, limitando precios, congelando licencias y autorizaciones para la creación de Cooperativas No Agropecuarias.

“La falta de oportunidades para invertir y las barreras impuestas al sector privado para evitar su crecimiento y expansión frenaron definitivamente el flujo de fondos extranjeros dedicados a estos fines”, dijo.

A las limitaciones internas se agrega la prohibición del gobierno del presidente Donald Trump de enviar más de $3,000 trimestrales a la isla, una sanción que busca castigar a Cuba por su apoyo al régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

“El mercado cubano tiene una tremenda necesidad de inversión; sin embargo, sus leyes rígidas evitan que estas necesidades se conviertan en oportunidades. Es inconcebible que en el siglo XXI, los ciudadanos cubanos no puedan invertir en su propio país, ni puedan poseer empresas con personalidad jurídica”, dijo Morales.

Este miércoles, el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, anunció que la crisis económica frenó la inversión extranjera, que el año pasado solo captó unos $1,500 millones, una cifra inferior a los $2,000 millones que cada año venía recibiendo la isla, un flujo que el gobierno considera vital para mantener a flote su renqueante economía.

Emilio Morales cree que las leyes actuales impiden a los cubanos generar riqueza y favorecen la inversión extranjera. “Este apartheid económico que sufren los cubanos es la primera barrera que debe ser demolida. Cuando eso suceda, las remesas se convertirán en una fuente de capital para invertir”, agregó.

El fin de las restricciones a las remesas y los viajes de los cubanos que residen en EEUU implementadas por George W. Bush y la apertura de un incipiente sector privado tras las truncadas reformas del ex gobernante Raúl Castro fueron un catalizador para el envío de remesas. La mayor parte de los negocios privados rentables establecidos tras la apertura al sector privado en 2010 recibieron financiamiento desde el extranjero.

Las remesas financiaron informalmente “la reparación y compra de miles de viviendas para convertirlas en negocios privados”, dijo Morales. También la reparación de miles de automóviles que hoy son los taxis privados responsables por una buena parte de la transportación en la isla.

525703262.JPG
Una mujer camina junto a un viejo auto norteamericano en La Habana. Archivo. ADALBERTO ROQUE AFP/Getty Images

“Las reformas emprendidas en 2010 proporcionaron una buena prueba para comprender el papel que juegan las remesas como capital de inversión”, aseguró Morales. Más de 617,974 cubanos han salido de las empresas estatales y trabajan de manera independiente, según los últimos datos ofrecidos por las autoridades. Los negocios privados más rentables han sido los restaurantes privados, conocidos como paladares, y las casas de renta a turistas, agrega el informe del THCG.

A pesar de que oficialmente Cuba continúa siendo un país comunista, de rígida planificación centralizada, el economista afirma que los cubanos dependen más de la diáspora que del gobierno, sumergido en una crisis económica que parece no tener fin.

“Las remesas constituyen la principal fuente de ingresos para la población cubana, y actualmente representan el 50.81 por ciento de los ingresos de la población. Otras fuentes de ingresos son los salarios ganados por los trabajadores independientes, que constituyen el 33,57 por ciento de los ingresos de la población, y los salarios pagados por el Estado a los trabajadores, que representan el 15,37 por ciento del ingreso total”, aseguró Morales.

Puedes seguirme en Facebook y Twitter. ¿Sabías que ahora puedes recibir las noticias de Cuba por WhatsApp? Envíanos un mensaje de WhatsApp con la palabra Cuba al +1 305 496 4199 para ser incluido en nuestra lista de difusión.

  Comentarios