Venezuela

Senador Bill Nelson denuncia aumento de deportación de venezolanos

U.S. Sen. Bill Belson speaks with reporters during a visit to Miami on July 6.
U.S. Sen. Bill Belson speaks with reporters during a visit to Miami on July 6. AP Photo

La administración de Donald Trump declaró que Nicolás Maduro es un dictador y que “todas las opciones están sobre la mesa” para poner fin a su dictadura pero al mismo tiempo deporta a un número cada vez mayor de venezolanos, obligándoles a enfrentar una aguda crisis humanitaria y la sistemática violación de los derechos humanos, dijo el viernes el Senador por Florida Bill Nelson.

El senador, quien hablaba en un encuentro en Doral con representantes de la comunidad venezolana, expresó temor de que muchos de sus integrantes sean devueltos a las garras de la dictadura madurista.

“Nosotros hemos visto recientemente cómo los solicitantes de asilo político han sido maltratados por la administración Trump”, manifestó el senador en referencia al reciente escándalo involucrando la separación de niños de padres que piden asilo.

“Y lo que a mí me preocupa en lo que concierne a esa transgresión de los derechos de las personas solicitando el asilo político, es que esa mentalidad sea aplicada a personas solicitando asilo provenientes de Venezuela”, expesó el senador en el encuentro realizado en el West Campus del Miami Dade College.

El legislador, quien junto al también senador por Florida Marco Rubio han encabezado la lucha en Washington por la causa democrática de Venezuela, dijo que él conjuntamentecon el congresista republicano Carlos Curbelo le enviaron al gobierno una carta expresando preocupación por la situación legal de quienes se encuentran en Estados Unidos huyendo de la dictadura de Maduro.

“Da la impresión que el DHS [Departamento de Seguridad Nacional] está colocando la mira cada vez más en los venezolanos para las deportaciones”, manifestó la carta enviada por los dos legisladores a la Secretaria del DHS, Kirstjen Nielsen, y al Secretario de Estado, Mike Pompeo.

“Hubo un incremento en las deportaciones de venezolanos entre el 2016 y el 2017 del 36 por ciento, y los datos de los últimos meses sugieren que el DHS está en vías de deportar incluso más venezolanos este año”, advirtió la carta.

La denuncia es formulada incluso cuando la administración ha convertido la lucha contra el régimen de Maduro uno de los principales objetivos en su política latinoamericana.

Esto se está produciendo en momentos en que un número record de venezolanos está solicitando asilo en Estados Unidos, muchos de ellos escapando de la persecución política y la violencia emprendida por Maduro contra sus adversarios políticos, señaló Nelson.

Casi 28,000 venezolanos solicitaron asilo político en el 2017, un incremento de 14 veces el total registrado en el 2014. Muchos de esos solicitantes residen hoy en Miami, dijeron los legisladores en la misiva.

“Instamos una vez más a que otorguen un Estado de Protección Temporal (TPS) a venezolanos elegibles que viven en Estados Unidos […] Es sumamente importante que reconozcamos el sufrimiento del pueblo venezolano, los que están en Venezuela así como los que no están en Venezuela, al mismo tiempo que trabajamos para obligar a la dictadura de Maduro a rendir cuentas y ayudamos a restaurar la histórica democracia de Venezuela”, señalaron los legisladores.

Los representantes de la comunidad, entre los que se encontraban miembros de la Organización de Venezolanos Perseguidos Politicos en el Exilio (Veppex), le expresaron preocupación al senador sobre los prospectos que enfrentan muchos de sus coterráneos de verse obligados a regresar a un país carente de comida y de medicinas, y donde el régimen hace uso de bandas paramilitares para deshacerse de sus adversarios.

Entre los asistentes al evento se encontraba la venezolana Milagros Yanes, quien le contó al senador que ha vivido en Estados Unidos por más de 20 años, después de llegar con la edad de 17 años, y quien se graduó en la Universidad Internacional de la Florida, tiene dos niños estadounidenses y está casada con un ecuatoriano.

“Y estamos hoy a tres semanas de ser deportados. Nuestro estatus legal no fue renovado el año pasado y nos dijeron que la nueva administración 'no quiere gente como nosotros en este país'”, relató Yanes.

La situación de Yanes se complica por el hecho de que el gobierno venezolano se niega a renovarle el pasaporte, con lo cual se le imposibilita viajar con su esposo a Ecuador.

“Y yo no quiero regresar a Venezuela. No queremos estar colocados en una situación donde mi vida corra peligro y ser trasladada a un país que no es seguro. No sé realmente qué hacer”, manifestó.

Siga aAntonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM
  Comentarios