Venezuela

Economistas: Fórmula de Maduro disparará la hiperinflación hasta niveles insospechados

Venezolanos corren a los cajeros después del lanzamiento de la nueva moneda

La realidad del plan económico del presidente Nicolás Maduro arranca el martes mientras Venezuela lucha contra la inflación galopante y una economía en caída libre.
Up Next
La realidad del plan económico del presidente Nicolás Maduro arranca el martes mientras Venezuela lucha contra la inflación galopante y una economía en caída libre.

Es como si hubiesen salido primero a descubrir qué es lo que absolutamente no deberían hacer para combatir la inflación, y luego salieran a ejecutar precisamente eso.

La decisión del régimen de Nicolás Maduro de aumentar los salarios en más de 3,400 por ciento impulsará el proceso hiperinflacionario por el que atraviesa Venezuela hasta niveles insospechados y el primer efecto que tendrá la medida es disparar la cotización del dólar una vez que comience a funcionar el mercado paralelo, dijeron economistas.

“Lo único que se va a conseguir con esto es que Venezuela registre un proceso de inflación descomunal. Lo que habíamos estando viendo en el pasado no va a tener nada que ver con lo que ahora vamos a ver”, dijo desde Nueva York Francisco Ibarra, director de la firma Econométrica.

“Esto lo que hace es verter más gasolina al proceso hiperinflacionario, pero no es que le echaron [un bidón] lleno, sino que fueron a buscar un camión de gasolina y se lo echaron. […] Lo que viene es temible”, advirtió.

Lo primero que va a saltar es el tipo de cambio paralelo, el cual es el único al que la gran mayoría de los venezolanos tiene acceso.


Una vez que el mercado comience a operar normalmente en los próximos días, el nuevo bolívar venezolano —que comenzó a circular el lunes— comenzará a depreciarse aceleradamente desde un estimado nivel de 50 bolívares soberanos por dólar a 100 bolívares soberanos o mucho más.

“El tipo de cambio paralelo debe saltar histéricamente, hoy, el miércoles o cuando abra. Pero no es que de seis millones [de los bolívares viejos, o 60 bolívares de los nuevos] pasó a siete millones y luego a nueve millones, no. Lo que vamos a ver es que de un solo golpe pasó a 15 millones y luego a 20 millones”, dijo Ibarra.


Y luego cuando la gente vea que pasó eso, el tipo de cambio paralelo pasará a convertirse en el nuevo marcador económico, y eso haría que la tasa de inflación comenzara a subir proporcionalmente, dependiendo del sector.

Semanas atrás, el Fondo Monetario Internacional (FMI) habría pronosticado que Venezuela estaba en vías de cerrar este año con una tasa de inflación de un millón por ciento.

Ibarra resaltó que con la introducción del nuevo aumento salarial, que ha de comenzar el 1ro. de septiembre, ese número será superado rápidamente, sin que los economistas puedan pronosticar hasta dónde llegaría.


Argumentando que necesitaba contener el impacto sobre la población del vertiginoso proceso inflacionario, Maduro anunció el incremento salarial en la noche del viernes, diciendo que acompaña su plan de recuperación económica.

Otras de las medidas incluyen un drástico incremento en los precios de la gasolina —aunque aún se desconoce en qué proporción—, un incremento de impuestos, y el lanzamiento de un nuevo bolívar que salió a circular con un valor de 100,000 bolívares viejos.

Venezuela, que ha visto su Producto Interno Bruto (PIB) caer en cerca de un 50 por ciento en los últimos tres o cuatro años, padece los efectos del desmoronamiento de su economía. Más de un tercio de los venezolanos dice estar comiendo una sola vez al día, y millones se están viendo obligados a huir del país, protagonizando un éxodo que comienza a preocupar a los gobiernos vecinos.


Pero las nuevas medidas están creando las condiciones para un deterioro aún mayor de las condiciones de vida de los venezolanos, dijeron los economistas.

Y los expertos temen que el incremento salarial difícilmente podrá ser soportado por la mayor parte del empresariado sin que de alguna manera eso se traduzca en un incremento de los precios de sus bienes y servicios a ser pagados por los consumidores.

Las compañías enfrentan decisiones muy difíciles por delante y deberán escoger entre cerrar definitivamente sus puertas, cortar la nómina, o buscar alguna manera de subir los precios, dijeron los economistas.

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción (Fedecámaras), la mayor agrupación empresarial de Venezuela, advirtió que las empresas están en “riesgo de quiebra” con las medidas anunciadas.

Ante la inflación, el gobierno de Venezuela efectuó en 2008 una reconversión de la moneda y este es uno de los anuncios publicitarios para promover el cambio económico. Nueve años después, el Banco Central de Venezuela emitirá nuevos billetes que

“El aparato productivo está en grave riesgo de quiebra por la forma en cómo se están implementando” las medidas que generan “incertidumbre”, dijo el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, en una rueda de prensa.

“Ajustar los salarios, aunque necesario, al ser incrementados en un monto del 3,500 por ciento se hace totalmente inmanejable para una economía que está sumergida en una grave depresión, no existe el nivel de actividad económica, ni el flujo de caja en las empresas para poder cumplir con este incremento”, advirtió Larrazábal.

Pero la decisión también genera grandes presiones fiscales sobre el propio Estado, que es el patrón más grande del país, empleando a más de siete millones de trabajadores, advirtió el diputado José Guerra, quien también es economista,

Ese costo salarial contribuía con la acumulación de un gigantesco déficit fiscal equivalente a más del 20 por ciento del PIB, desequilibrio que es uno de los mayores factores detrás de la hiperinflación.

La situación fiscal ahora amenaza con ser mucho peor, dado que el incremento salarial decretado por Maduro representa un aumento de alrededor del 360 por ciento del costo de la nómina del Estado.

“¿De dónde van a sacar esa plata?”, preguntó Guerra.

“No hay aumento de la producción petrolera, el IVA (Impuesto Sobre el Valor Agregado) no te da para eso. ¿Entonces, de dónde van a sacar la plata? La respuesta es del Banco Central, a través de la llamada emisión de dinero inorgánico, que lo que hace es añadirle más fuego a la inflación”, aseveró.

Siga a AntonioMaría Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM
  Comentarios