Venezuela

Pence alerta sobre penetración china en América Latina; pone a Venezuela como ejemplo

El vicepresidente Mike Pence en una intervención el 4 de octubre del 2018 en el Hudson Institute in Washington.
El vicepresidente Mike Pence en una intervención el 4 de octubre del 2018 en el Hudson Institute in Washington. AP.

El vicepresidente Mike Pence acusó a China de intentar socavar al gobierno de Donald Trump y sembrar divisiones entre sus aliados, y utilizó a América Latina como un ejemplo claro de los planes de Pekín.

En un discurso pronunciado el jueves en el Instituto Hudson, Pence acusó a Pekín de querer un nuevo presidente estadounidense y de interferir activamente en los asuntos internos y externos de Estados Unidos.

“Pekín también busca extender su alcance a todo el mundo”, dijo Pence. “De hecho, China está construyendo con aliados y enemigos de Estados Unidos sus propias relaciones que contradicen cualquier intención pacífica o productiva de Pekín”.

Pence se refirió directamente a la crisis económica y humanitaria en Venezuela, donde dijo que Pekín les ha dado un “salvavidas” a los líderes de esa nación a través de $5,000 millones en préstamos cuestionables. Acusó a China, el mayor acreedor de Venezuela, de cargar al pueblo venezolano con una deuda de más de $50,000 millones que tendrán que seguirán pagando mucho después que termine el gobierno de Nicolás Maduro.

Y culpó al Partido Comunista de China por convencer a El Salvador, República Dominicana y Panamá de que rompan sus lazos con Taiwán en un esfuerzo por acercarse a China, un adversario comercial de los Estados Unidos.

Pence, al igual que otros funcionarios de Trump, atacó la firma Belt and Road Initiative del presidente chino Xi Jinping, un programa mundial de inversiones y préstamos, como un acto de “diplomacia de deuda”, que alimenta una mayor dependencia económica. El gobierno de Trump ha advertido repetidamente a los líderes latinoamericanos que el gobierno chino no lo pensaría dos veces en apoderarse de los puertos y activos de América Latina, como lo ha hecho antes en otros países.

Mark Feierstein, director sénior del Consejo de Seguridad Nacional para asuntos del Hemisferio Occidental bajo el presidente Barack Obama, dijo que las preocupaciones planteadas por Pence son bastante precisas, pero cuestionó el enfoque.

“Al utilizar una retórica ofensiva sobre los inmigrantes, agitar las tensiones comerciales y reducir la asistencia extranjera, Donald Trump está ayudando a abrir las puertas a China en América Latina”, dijo Feierstein.

De hecho, los líderes de América Latina han prestado escasa atención a las advertencias estadounidenses. Los chinos han estado construyendo carreteras e infraestructuras tecnológicas desde Argentina hasta México.

Diplomáticos le han dicho a McClatchy que prefieren trabajar con Estados Unidos, con los que tienen relaciones más establecidas, pero también necesitan dinero e inversiones en nuevas carreteras, equipos de telecomunicaciones y sistemas de energía. Y China está dispuesta a proporcionar esa inversión en formas que Estados Unidos no lo ha hecho, ni siquiera en gobiernos anteriores.

Pence mencionó a África y Asia como ejemplos de regiones que ahora están pagando un alto precio después de haber disfrutado durante mucho tiempo la interminable asistencia financiera de China. Sri Lanka, por ejemplo, necesitaba ayuda con un puerto a un costo de mil millones de dólares.

“Hace dos años, ese país ya no podía pagar, por lo que Pekín presionó a Sri Lanka para que pusiera el nuevo puerto directamente en manos chinas”, dijo Pence. “Puede que muy pronto se convierta en una base militar de avanzada para la marina de China”.

  Comentarios