Venezuela

Sus reportajes sobre el hambre en Venezuela los llevaron al exilio. Ahora los premian por su trabajo

La inflación en Venezuela alcanzó en julio una tasa interanual de 82,776 por ciento, preservando el vertiginoso ritmo de aceleración que duplica los precios en el país cada 26 días.
La inflación en Venezuela alcanzó en julio una tasa interanual de 82,776 por ciento, preservando el vertiginoso ritmo de aceleración que duplica los precios en el país cada 26 días. AFP/Getty Images

El año pasado, un portal noticioso venezolano llamado Armando.info publicó una serie de reportajes explosivos sobre un empresario colombiano llamado Alex Saab, quien supuestamente se estaba enriqueciendo con la venta de productos de mala calidad a sobreprecio al programa de asistencia alimentaria del gobierno venezolano.

En momentos que el colapso económico del país había allanado el camino a la hiperinflación y el hambre, los detalles sobre Saab a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) estremecieron el gobierno de Caracas. Los abogados de Saab presentaron una demanda por difamación, los tribunales prohibieron a los reporteros mencionar a Saab en sus artículos y se sintieron amenazados de que los iban a encarcelar.

En febrero, cuatro de los reporteros de Armando.info abordaron un avión con destino a Miami, y después a Colombia, para seguir reportando.

Ahora, en momentos que las autoridades colombianas y estadounidenses investigan a Saab, el cofundador del portal, Joseph Poliszuk, recibirá esta semana en Washington DC el Premio Knight Internacional de Periodismo del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ).

Sp_poliszuk.jpg
Los reporteros venezolanos (de izq. a der.) Joseph Poliszuk, Roberto Deniz, Alfredo Meza y Ewald Scharfenberg tuvieron que exliarse después que sus reportajes investigativos para el portal noticioso Armando.info los colocó en la mira del gobierno y los tribunales de Venezuela. Esta imagen fue tomada en Miami después que tuvieron que huir apresuradamente. Ahora manejan el portal desde Bogotá, Colombia.

Hablando desde su oficina en Bogotá, Poliszuk, de 37 años, dijo que la investigación periodística en cuestión no tuvo nada de ordinaria. El portal noticioso reportaba sobre un programa del gobierno del que muchos venezolanos dependen para sobrevivir.

“El programa CLAP, en vez de ser una solución [al hambre], se había convertido en u n negocio para unas cuantas personas”, dijo. “Tuvimos que marcharnos para salvaguardar la investigación”

En semanas recientes, diarios de Colombia, México y otros países han comenzado a publicar historias sobre Saab. Además, la ex fiscal general venezolana Luisa Ortega ha dicho que Saab era un testaferro del presidente Nicolás Maduro.

Saab, quien se piensa que divide su tiempo entre Venezuela, Colombia y Europa, ha negado las acusaciones.

“Esto ha sido muy alentador para nosotros” dijo Poliszuk, refiriéndose a los artículos publicados en medios. “Ha legitimado lo que hemos estado diciendo durante más de un año”.

Armando.info, que se creó hace casi cuatro años, es un subproducto de la crisis venezolana. Bajo el ahora fallecido presidente Hugo Chávez, y ahora con Maduro, buena parte de la prensa libre tradicional ha sido silenciada o captada. El periódico donde Poliszuk trabajaba, El Universal, fue comprado por empresarios ligados al gobierno, “bajo la lógica de que si no puedes controlar a tus enemigos, los compras”, explicó.

A medida que Poliszuk se vio con las manos cada vez más atadas, él y otros colegas lanzaron Armando.info para dar una voz a los periodistas investigativos.

En Bogotá —desde una oficina en un espacio donado por otra organización noticiosa— Poliszuk trabaja con Ewald Scharfenberg y Roberto Deniz, quienes también tuvieron que huir de Venezuela. El portal noticioso tiene otros 16 empleados en Caracas.


Aunque el portal indudablemente sigue realizando reportajes investigativos de primera línea, de muchas maneras los intentos del gobierno por censurar a la prensa han funcionado, dijo Poliszuk. Todavía hay periodismo independiente en la red, pero Venezuela es un país “donde la internet está limitada y el gobierno a veces bloquea nuestra página”, afirmó.

Además, los corresponsales de Armando.info “tienen que hacer fila como todos los demás para buscar alimentos, y entonces deben enfrentarse a la censura del gobierno”, dijo. La falta de información fiable en zonas rurales también ha convertido partes del país en desiertos de información. “Lo más duro para nosotros es encontrar fuentes que nos ayuden a entender un país donde muy pocas personas están verdaderamente informadas”, agregó.

Poliszuk y sus colegas en el exilio reconocen que ese trabajo —particularmente en materia de distribución de alimentos— ha sido crítico. Pero también reconocen el alto precio personal que han tenido que pagar al dejar atrás a sus familiares, sus amigos y su país.

“Cuando lanzamos Armando.info, yo no tenía idea de que nos iban a suceder todas estas cosas”, dijo Poliszuk. “Siempre creí que me iba de Venezuela temporalmente, y todavía creo que ese es el caso”.

  Comentarios