Venezuela

La tormenta se acerca. Los militares venezolanos ante la última oportunidad de dejar a Maduro

Fuerza Armada de Venezuela ratifica su respaldo a Maduro

La Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela ratificó el 24 de enero de 2019 su respaldo a Nicolás Maduro, un día después de que Juan Guaidó se proclamara presidente del país.
Up Next
La Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela ratificó el 24 de enero de 2019 su respaldo a Nicolás Maduro, un día después de que Juan Guaidó se proclamara presidente del país.

Algunos de ellos contrajeron nupcias con el narcotráfico y todos son vigilados muy de cerca por la inteligencia cubana, pero los militares que sostienen al régimen de Nicolás Maduro deberán tomar en pocas horas la decisión más importante de sus vidas: escoger entre abandonar el barco o sellar sus suertes definitivamente con la atribulada dictadura.

De cierta forma, la repentina asunción como presidente interino de la República del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, podría ser la última oportunidad que muchos oficiales venezolanos tienen para escapar ilesos del conflicto que se aproxima.

“Todos los militares saben lo que han hecho, pero en estos momentos se están diciendo ‘la Asamblea ha ofrecido inmunidad y si Guaidó gana, eso significa [que cooperar con la transición] es la mejor oportunidad que voy a tener en la vida para poder escapar con algo de dinero y libertad antes de que todo se derrumbe’”, comentó Evan Ellis, profesor del Instituto de Estudios Estratégicos de Army War College de Estados Unidos.

“Maduro se encuentra en una situación difícil; le están haciendo jaque, y no hay garantías que las cosas vayan a salir a su favor”, señaló.

Eso no quiere decir que la decisión sea fácil, dijo Ellis, cuyos estudios previamente le habían llevado a describir las dificultades de remover a un régimen que operaba más como un sindicato criminal que como una dictadura de corte militar tradicional.

Mucho depende del cálculo que están haciendo los oficiales sobre las posibilidades reales de que Maduro pueda sobrevivir la venidera tormenta que está enfrentando a un régimen sin dinero y carente de legitimidad contra un naciente gobierno interino que es respaldado por la población, Estados Unidos y varios de los principales países de América Latina, dijo Ellis.

Los integrantes del alto mando, por lo menos en público, están dando la impresión de que ellos ven que las probabilidades de que Maduro sobreviva son altas.

“No vamos hacer absolutamente nada que esté fuera de la constitución“, dijo el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, al enfatizar que la sustentación jurídica de la presidencia de Guaidó es “nula” y está destinada al fracaso.

Esas manifestaciones de la cúpula militar no sorprenden a Martín Rodil, presidente del Venezuelan American Leadership Council, considerado un experto del estamento militar venezolano.

“Las grandes posiciones de comando o fuerza dentro de la fuerza armada venezolana están en manos de personas que durante los últimos 18 años han sido sistemáticamente corrompidas por la estructura del chavismo y por los funcionarios de inteligencia cubanos que han penetrado la organización. Es gente involucrada en diversos tipos de crímenes, trafico humano, tráfico de drogas, ventas de armas ilegales”, advirtió Rodil.

“Pretender que esa estructura que ha estado tan corrompida con crímenes diversos va a salir a respaldar la reinstitucionalización del país o recobrar la vigencia de la constitución nacional porque el pueblo se lo pida es, como mínimo, iluso”, resaltó.

¿Mafia o ejército?

Y es que el grupo que actualmente controla el aparato militar funciona más como una mafia que como integrantes de un Ejército profesional.

“Convencerlos va a requerir de acciones muy contundentes por parte de la comunidad internacional porque lamentablemente yo no creo que internamente en Venezuela haya fuerza para imponérsele a esa banda criminal que secuestró las fuerzas armadas”, enfatizó.

“La única manera de obligar a esta gente a entregar el poder es colocarle una amenaza creíble enfrente, mayor a la que ellos representan, para que ellos busquen una negociación o una salida o simplemente los tengan que sacar”, agregó.

Pero no todo está en orden dentro del estamento militar. El descontento interno de los oficiales de mediana graduación y de la tropa es tan alto como en el resto de la población, que padece de hambre y carencia de medicinas por el colapso económico provocado por el chavismo.

El Teniente de la Guardia Nacional José Antonio Colina, exiliado en Miami, dijo que dentro de la Fuerza Armada podría producirse un proceso en el cual los cuadros medios se terminaran de aglutinar y ponerse a la orden de Guaidó, imponiéndose sobre el control que ejercen los generales involucrados en el narcotráfico y quienes se mantienen al lado de Maduro por convicción socialista.

Un levantamiento “desde abajo”

El teniente del Ejercito Jhoan Zerpa, quien también vive exiliado en Estados Unidos, coincidió en que un posible levantamiento militar también podría venir de los cuadros medios y bajos.

“Las bases de las fuerzas armadas son las que podrían a lograr mover todo”, dijo Zerpa, antes de agregar que ese pronunciamiento no sería por razones políticas.

“Los reclamos del sargento de la Guardia Nacional que se reveló la semana pasada en Cotiza era: ‘se me murió mi hija, no hay medicina, tengo hambre, no me alcanza el sueldo’, mientras que el el otro reclamaba: ‘mi mamá está enferma de cáncer y no tengo medicina”, manifestó Zerpa.

Si bien la posibilidad de darle la espalda a Maduro tendría un mayor costo para el alto generalato que para los cuadros bajos, la posibilidad de que algo así suceda no puede descartarse totalmente.

Además de representar una posibilidad real de salida, los cálculos de los oficiales también incluyen que el régimen enfrenta serios problemas económicos, que han de agravarse en la medida que Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional comiencen a acentuar las sanciones económicas contra el régimen, dijo Ellis, del Army War College de Estados Unidos.

“Estamos llegando al momento en que se acabó por completo el dinero, y cuando se acaba completamente el dinero, la pregunta surge entre los integrantes del régimen es cómo se pueden mantener contentos a los militares”, dijo Ellis.

Y otro de los factores es que la opción de los militares de no hacer nada es un factor en contra de Maduro.

“Antes si los militares se quedaban en sus cuarteles y no hacían nada, eso jugaba a favor de Maduro porque no colocaban en duda la percepción de que siguen respaldándolo. Pero ahora la situación es la opuesta, y es la oposición la que le está pidiendo a los militares que no salgan a disparar, que se queden en sus cuarteles. Entonces, hacer nada juega a favor de Guaidó”, dijo.

El profesor puso como ejemplo la actual situación con la embajada estadounidense en Caracas, luego que Maduro le diera a su personal un plazo de 72 horas para abandonar al país, aunque Washington dijo que no retiraría su personal diplomático porque simplemente no reconoce la legitimidad de su régimen.

El jueves Maduro dijo que el personal de la embajada de EEUU tenía hasta el domingo para salir de Venezuela. Más tarde, el Departamento de Estado ordenó a todo el personal diplomático “no esencial” que abandonara también del país sudamericano, aunque al parecer algunos permanecerán en Caracas.

“¿Qué va a hacer Maduro con la situación en la embajada. ¿Le va a pedir a la Guardia Nacional que tomen militarmente la embajada de Estados Unidos en Caracas? Los generales van a preferir quedarse en los cuarteles, porque en este momento no pueden confiar en que los hombres bajo sus mando cumplan las ordenes”, dijo Ellis.

“Los generales también saben lo que significa tomar acciones contra los ciudadanos estadounidenses. Entonces Maduro podría ordenar y corre el riesgo de que los militares no le obedezcan, lo cual le genera graves problemas de percepción entre el resto de militares, porque dejan ver que ya perdió el control”, enfatizó.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

Durante años, la oposición no pudo trancarle el juego a Maduro. Ahora, Juan Guaidó parece haber despertado a la población en tan solo un par de meses.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios