Venezuela

Ayuda humanitaria y ultimátum europeo: Guaidó pone a Maduro contra la pared

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, anunció este domingo que pedirá a la Unión Europea (UE) ayuda humanitaria y la protección de activos venezolanos, a pocas horas de cumplirse un ultimátum europeo dado al gobernante Nicolás Maduro para que acepte “elecciones libres”.

“Vamos a ejercer nuestras competencias para atender la crisis, restablecer la democracia y lograr la libertad”, escribió en Twitter el también jefe del Parlamento, de mayoría opositora, de 35 años.

A la medianoche de este domingo vence el ultimátum dado por Francia, España, Alemania, Reino Unido, Portugal y Holanda: si Maduro no cumple, reconocerán al opositor, como ya hicieron Estados Unidos y otra docena de países.

La ministra francesa para Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, advirtió que si este domingo Maduro no acepta unas elecciones presidenciales, se considerará a Guaidó como presidente interino “hasta las elecciones legítimas”. Austria también se sumó también al ultimátum.

El opositor anunciará posiblemente la noche del domingo la fecha de llegada de ayuda humanitaria al país, desafiando a Maduro, que considera esa iniciativa la puerta para una intervención militar de Estados Unidos.

Según Guaidó, se creará una “coalición nacional e internacional” con tres centros de acopio de medicinas y alimentos en los vecinos Colombia y Brasil, y en una isla caribeña, y habrá una movilización para exigir a los militares que dejen entrar esa ayuda al país.

A petición suya, Estados Unidos ya está “movilizando y transportando ayuda humanitaria” para Venezuela, anunció la noche del sábado el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton.

Ante una multitud que festejó el sábado el 20 aniversario de la revolución chavista, Maduro tildó a los opositores de “mendigos del imperialismo”, pues Estados Unidos ofreció un monto inicial de $20 millones en alimentos y medicinas.

A su vez, en un comunicado conjunto, la UE y Uruguay confirmaron que el grupo de contacto internacional sobre Venezuela celebrará su primera reunión el 7 de febrero en Montevideo, cuando está convocada una conferencia de países y organismos con ”posición neutral“ sobre la crisis venezolana.

El conflicto político se vive en medio de una severa crisis económica, con hiperinflación y escasez de alimentos y medicinas, que ha empujado el éxodo de unos 2,3 millones de venezolanos desde el 2015, según la ONU.

Para empeorar la situación, la petrolera PDVSA está en default y su producción en caída libre, estrangulada ahora por sanciones de Estados Unidos que embargarán la compra de petróleo venezolano a partir del 28 de abril.

Fisuras en la Fuerza Armada

Buscando frenar la arremetida de Guaidó, Maduro dijo el sábado avalar la propuesta que evalúa la oficialista Asamblea Constituyente de adelantar del 2020 a este año las legislativas, apostando a que la oposición pierda el único poder que controla.

Pero su principal sostén, la Fuerza Armada empieza a mostrar fisuras. El sábado, el general Francisco Yánez, de la Aviación Militar, desconoció a Maduro, convirtiéndose en el militar en activo de mayor rango que reconoce a Guaidó.

Bolton pidió a los uniformados seguir “el liderazgo del general Yánez”. El sábado por la noche le siguió otro general retirado.

”Quieren entregar el país en pedazos al imperio gringo y a las oligarquías locales (…) los llamo a ustedes a la máxima cohesión“, arengó Maduro este domingo a los soldados en ejercicios militares en el noreste del país.

Este domingo, el presidente Donald Trump reafirmó que el uso del ejército en Venezuela es ”una opción” que se ha considerado.

Guaidó, quien se juramentó el 23 de enero, ofrece amnistía a los militares intentando volcar la Fuerza Armada a su favor. ”Estoy seguro que lo repetirán muchos militares muy pronto“, aseguró, al referirse al general rebelde.

La experta en asuntos militares Rocío San Miguel estimó que los pronunciamientos de oficiales anticipan la confrontación que se viene a lo interno de la Fuerza Armada contra Maduro“.

“Seguiremos en las calles”

Guaidó, se autoproclamó luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” tras asumir el 10 de enero un segundo mandato que considera ilegítimo -igual que parte de la comunidad internacional- por resultar de comicios ”fraudulentos“.

Maduro, de 56 años, asegura contar con el apoyo de China y Rusia, en lo que considera una lucha geopolítica en la que Washington usa a Guaidó de “títere” para asestarle un golpe de Estado y quedarse con las riquezas petroleras de Venezuela.

Advirtiendo que este mes será “determinante” para sacar a Maduro del poder, Guaidó anunció una movilización para el 12 de febrero en el Día de la Juventud.

Maduro llama reiteradamente a una negociación, pero Guaidó asegura que no se prestará a diálogos “falsos” y que los venezolanos “seguirán en las calles hasta que cese la usurpación”.

Disturbios dejaron la semana pasada unos 40 muertos y 850 detenidos, según la ONU, y en el 2014 y 2017 dos oleadas de protestas se saldaron con al menos 200 fallecidos.

  Comentarios