Venezuela

Pence le da mala noticia a Guaidó sobre el uso de la fuerza militar contra Maduro

Declaraciones del vicepresidente Mike Pence en la reunión del Grupo Lima

Declaraciones de Mike Pence durante la reunión del Grupo Lima en Colombia contra los militares que apoyan a Nicolás Maduro.
Up Next
Declaraciones de Mike Pence durante la reunión del Grupo Lima en Colombia contra los militares que apoyan a Nicolás Maduro.

El vicepresidente Mike Pence voló a Colombia el lunes en momentos que líderes del hemisferio esperaban escuchar si Estados Unidos respaldaría el llamado de la oposición venezolana al uso de de la “fuerza” para entregar la asistencia humanitaria.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, a quien Nicolás Maduro le prohibió salir de Venezuela, cruzó en secreto la frontera en medio de violentos enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad para una reunión especial el lunes con Pence y líderes regionales.

Mientras tanto, Pence y algunos de los principales especialistas en asuntos latinoamericanos de la Casa Blanca, entre ellos el asesor de Pence sobre asuntos de las Américas, Landon Loomis, el encargado de la región en el Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, se reunieron en el Air Force 2 para afinar los detalles finales antes de las muy anticipadas conversaciones en la Casa Privada del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

Lo que Pence terminó diciéndole al joven líder venezolano no fue necesariamente por lo que viajó tan lejos: que el gobierno del presidente Donald Trump todavía cree en una solución pacífica.

ColombiaVenezuelaPoliticalCrisis (1).JPG
Iván Duque (centro), presidente de Colombia, flanqueado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó (izquierda) y el vicepresidente estadounidense Mike Pence, en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, en una imagen del lunes 24 de febrero del 2019. Martin Mejia AP

“Nos queda mucho por hacer”, dice Pence que le dijo a Guaidó. “Dejé en claro al presidente Guaidó que vamos a seguir exhortando a nuestros aliados a que nos acompañen en esto. Vamos a seguir aislando a Maduro económica y políticamente hasta que se restaure la democracia”.

De hecho, Pence aprovechó su discurso del lunes ante el Grupo de Lima para pedir a los líderes de las 14 naciones que integran el bloque que identifiquen y congelen cualquier activo del monopolio petrolero venezolano PDVSA en sus países, como ha hecho Estados Unidos. Pence también solicitó a los gobiernos que no han reconocido oficialmente a Guaidó como presidente interino legítimo de Venezuela a que tomen esa decisión, y presionó a los líderes regionales a que transfieran cualquier activo venezolano en sus países al gobierno de Guaidó.

“Ya es hora”, dijo Pence.

Muchos en la región respiraron aliviados porque temían que Pence iba a apoyar el llamado a una acción militar. Y tenían razón para creer que eso podría haber sucedido después del agresivo discurso de Trump’ ante los exiliados venezolanos en Miami, y los tuits enviados por el senador Marco Rubio —quien ha sido el asesor informal de Trump sobre asuntos latinoamericanos— con fotos de dictadores y caudillos derrocados violentamente.

Michael Shifter, quien como presidente de Diálogo Interamericano tiene relaciones cercanas con muchos líderes en América Latina, dijo que la retórica agresiva ha provocado preocupaciones.

“Creo que es contraproducente”, dijo Shifter. “Eso hace que los generales [de Maduro] se unan más”.

Diplomáticos reconocen que las medidas más fuertes ya se han tomado y temen que los esfuerzos por sacar a Nicolás Maduro del poder estén perdiendo fuerza.

Pero los gobiernos que se oponen al uso de la fuerza dicen que hay todavía quedan opciones diplomáticas. Un diplomático cuyo gobierno se opone a cualquier opción militar dijo que ha habido conversaciones con funcionarios estadounidenses sobre forzar a los diplomáticos venezolanos leales a Maduro que escojan entre permanecer en sus países y regresar a Venezuela.

“Póngase usted en sus zapatos. ¿Qué haría usted?”, dijo un diplomático que habló a condición de no ser identificado. “Quedarse o regresar. Regresar [a Venezuela] sería duro porque ¿cómo serían recibidos? Nadie sabe cuánto tiempo le queda al régimen. Por otra parte, ¿qué sucede con su familia? Si tienen que regresar, no son solamente ellos, es toda la familia”.

Funcionarios de gobierno opuestos a usar la fuerza militar también advierten que ello pudiera dividir la coalición multilateral, sino también dañar la buena voluntad que Estados Unidos ha ayudado a crear ayudando a los países que han recibido a millones de venezolanos que han huido a numerosas naciones de la región.

“Cualquier acción de ese tipo podría reactivar las opiniones contra Estados Unidos, el antiimperialismo”, dijo otro diplomático que también acordó hablar anónimamente porque no estaba autorizado a abordar la política estadounidense.

Por su parte, Guaidó presionó a la comunidad internacional para que continúe con la misión humanitaria de enviar alimentos y medicinas desde la frontera con Colombia.

“Lo que estamos pidiendo es ayuda”, dijo Guaidó.

El debate sobre el uso de la fuerza para hacer llegar a Venezuela cientos de toneladas de alimentos y medicina a Venezuela subió de tono después que Guaidó tuiteó el sábado que pediría oficialmente a la comunidad internacional que tomara en cuenta “todas las opciones” para liberar a Venezuela.

409Venezuela25NEWPPP (1).JPG
La frontera entre Colombia y Venezuela permanecía cerrada días después de fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del gobierno de Venezuela ante el intento de entrar a territorio venezolano la asistencia humanitaria internacional, en el Puente Internacional Simón Bolívar, en una imagen del lunes 25 de febrero del 2109. PEDRO PORTAL pportal@miamiherald.com

El embajador de Guaidó ante el Grupo de Lima, Julio Borges, dejó pocas dudas de lo que eso significaba cuando tuiteó el domingo que él y Guaidó “exigirían una mayor presión diplomática y el uso de la fuerza contra la dictadura de Nicolás Maduro”.

Algunos países probablemente habrían apoyado cualquier opción que Estados Unidos decidiera, pero otros, incluido Chile, anunciaron rápidamente que no estaban a favor de tal medida.

Pence dijo que en definitiva es una decisión del presidente Trump, en consulta son los aliados, decidir en qué condiciones sería apropiada una acción militar.

Pence dijo que Guaidó quería asegurar que todas las opciones estuvieran sobre la mesa.

“Le aseguré que así era, pero esperamos algo mejor, una transición pacífica”, dijo Pence.

La fuerza militar sería una escalada drástica, pero José Cárdenas, quien integró el Consejo Nacional de Seguridad durante el gobierno de George W. Bush y quien habla regularmente con funcionarios del gobierno de Trump, dijo que es necesario discutir esa opción.

“No podemos sencillamente dejarla de lado”, dijo Cárdenas. “Para mantener la presión, hay que seguir combatiendo lo que hace el gobierno [venezolano]”.

  Comentarios