Venezuela

Miles sufren mientras se acumula la ayuda humanitaria a 300 metros de frontera venezolana

Este almacén en la fronteriza ciudad colombiana de Cúcuta continúa recibiendo la ayuda humanitaria donada por Estados Unidos y por varios países vecinos para socorrer a millones de venezolanos que languidecen en su país en condiciones de hambruna.

Aunque el almacén ya alberga varias decenas de toneladas de cajas con comida, medicinas y equipos médicos a menos de 300 metros de la frontera, la ayuda no ha podido sortear el bloqueo impuesto por el régimen de Nicolás Maduro para ingresar a territorio venezolano.

El impase es solo una faceta de la más amplia lucha por el poder en Venezuela, que enfrenta a un atrincherado régimen de legitimidad cuestionada con el anehelo de libertad de una sociedad acosada por la violencia gubernamental, el colapso económico y una tasa de inflación que podría superar este año la tasa de diez millones por ciento..

Pese a que se le ha acusado de cometer un acto de crueldad, Maduro ha convertido el bloqueo de la ayuda en un acto de honor, y la realidad es que hasta el momento las cajas siguen acumulándose en Cúcuta sin que haya una idea clara sobre cuándo podrán cruzar la frontera.

El último intento por hacerlo fue el 23 de febrero. Ese día, el régimen ordenó a grupos paramilitares armados y a miembros de la Guardia Nacional usar la fuerza para evitar que entrara la ayuda.

Esa jornada de violencia orquestada por el régimen dejó un saldo de al menos cuatro muertos, cerca de 400 heridos y dos camiones con comida y medicinas quemados, cuyas fotos acapararon el día siguiente las primeras planas de la prensa mundial.

Aún así, los representantes del gobierno interino de Juan Guaidó –reconocido por Estados Unidos y más de 50 países como el legítimo presidente de Venezuela– insisten en que no descansarán hasta entregar la ayuda para atender a varios de cientos de miles de venezolanos que forman parte del sector más vulnerable a la crisis,

El plan “sigue avanzando”

“No vamos a cometer el mismo error de revelar lo que vamos a hacer, pero estamos trabajando arduamente para que la ayuda que está aquí ingrese al país, y no hemos parado un minuto con el plan, que sigue avanzando”, dijo el diputado venezolano José Manuel Olivares, encargado de organizar las operaciones en el almacén de Cúcuta

ColombiaVenezuelaPoliticalCrisisUSFlights.JPG
El avión militar C-130 de EEUU espera por la carga en la pista de la base de Homestead, en Florida, el 7 de marzo del 2019. Gisela Salomon AP

Olivares atendió la visita de una delegación de la agencia estadounidense USAID y de un pequeño grupo de periodistas que viajó desde Homestead, en Florida, a bordo de un avión de carga C130 que llevó esta semana equipos e insumos médicos al almacén de Cúcuta.

En una breve rueda de prensa, en la que el Nuevo Herald estuvo presente, Olivares dijo que lamentablemente los venezolanos luchan contra un régimen que ha demostrado ser desalmado y cruel, que convierte cualquier intento por llevar comida y medicina a una población hambrienta en una operación de alto riesgo para los voluntarios que lo intenten.

“Esa ha sido, lamentablemente, la historia de nosotros los venezolanos en los últimos años. En el año 2017, Nicolás Maduro asesinó a más de 120 venezolanos en protestas pacíficas en las calles de nuestro país”, dijo Olivares, acompañado por Bonnie Glick, administradora adjunta de USAID.

El 23 de febrero, la violencia en las fronteras de Venezuela dejo 417 heridos, muchos sufrieron contusiones y heridas de armas de fuego. El saldo no refleja a las personas que tuvieron que ser tratadas por respirar gasese lacrimógenos, relató Olivares.

Paramilitares “bajo la tutela de Bernal y Cabello”

“Mas de 15 personas perdieron los ojos por el disparo frontal de perdigones”, dijo el diputado al explicar que los represores del régimen apuntaban a los rostros en vez de los cuerpos de los manifestantes.

“Allí hubo una actuación de grupos irregulares, paramilitares armados, bajo la tutela de Freddy Bernal y de Diosdado Cabello”, dijo el diputado en referencia a dos de las figuras claves del chavismo. “Eso es parte de los riesgos que asumimos”, enfatizó

Ambos, Cabello y Bernal, han sido sancionados por el gobierno de Estados Unidos. Bernal ingresó a la lista negra del Departamento del Tesoro por brindar ayuda a las querrillas de las FARC, en momento en que la agrupación terrorista estaba inmersa en operaciones de secuestro y narcotráfico, mientras que Cabello fue castigado por encabezar operaciones de narcotráfico, corrupción y contrabando en Venezuela.

Bernal, quien controla uno de los mayores grupos paramilitares armados de Venezuela, fue enviado por Maduro a la frontera para bloquear el ingreso de la ayuda humanitaria.

Aún así, los todos los que estuvieron presentes en el almacén aseguraron que no se rendirán.

Glick, que acompañó a los periodistas en el avión de carga, dijo que Estados Unidos tiene previsto incrementar la ayuda humanitaria que hasta el momento ya supera los $195 millones.

“El plan es seguir suministrando ayuda humanitaria para aliviar el prolongado sufrimiento del pueblo de Venezuela”, dijo Glick poco antes de abordar el Superhercules de cuatro turbohélices, bautizado con el nombre de The Spectacle.

1129626137.JPG
Venezolanos cargan agua en El Ávila, Caracas, el 10 de marzo del 2019 en medio del corte de electricidad que afecta al país. Edilzon Gamez Getty Images

Y antes de iniciar el viaje de cuatro horas y media, la funcionaria repitió el punto de vista ya esbozado por la Casa Blanca: “Esta crisis ha sido creada por un solo hombre: Nicolás Maduro, el dictador en Venezuela”.

Glick viajó hasta Cúcuta entregar personalmente el envío del avión repleto con equipos e insumos médicos, los cuales fueron solicitados expresamente por el gobierno de Guaidó por su urgencia en Venezuela.

Algunos de esos insumos están destinados a contener el contagio de enfermedades que, pese a haber sido erradicadas en Venezuela, hoy amenazan con crear devastadoras epidemias.

“La semana pasada que estuve en Miami y me reuní con doctores venezolanos y ellos me explicaron las necesidades de obtener el suministro medico, entregado lo más rápido posible a Venezuela”, relató Glick.

Galardonado periodista con más de 30 años de experiencia, especializado en la cobertura de temas sobre Venezuela. Amante de la historia y la literatura.
  Comentarios