Venezuela

Maduro arresta a jefe de despacho de Guaidó y lo acusa de liderar célula terrorista

La Policía secreta del régimen de Nicolás Maduro arrestó al diputado venezolano Roberto Marrero, asesor clave y jefe de Despacho del presidente interino Juan Guaidó, acusándole de ser el jefe de una célula terrorista que organizaba atentados y contrataba mercenarios.

La detención provocó de inmediato la ira del gobierno de Estados Unidos, que dejó entrever que habrá un incremento de las sanciones que desde hace meses han estado ejerciendo presión sobre el atribulado régimen bolivariano de Caracas.

El arresto fue confirmado por el mismo Guaidó, quien denunció que los agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) colocaron armamento de guerra en el apartamento de Marrero para justificar el arresto.

“Lamentablemente esto no es nuevo para nosotros (…) llevamos años sufriendo de la persecución política, del secuestro, de la tortura”, dijo Guaidó horas después en un evento para distribuir ayuda humanitaria.

Pero las acciones del jueves no van a contener a un pueblo que lucha por su libertad, agregó. “Creen que nos van a detener? (…) Ahora vamos con el doble. ¿Están tratando intimidarnos? Aquí estamos, Nicolás, en plena luz del día”.

Marrero es uno de los integrantes más importantes del equipo de Guaidó y uno de sus principales asesores, según allegados.

En un mensaje transmitido por el canal estatal de televisión, el ministro del Interior, Néstor Reverol, dijo que Marrero “es responsable directo de la organización de estos grupos criminales” y dijo que “se le incautó un lote de armas de guerra y dinero efectivo en divisas extrajeras”.

Reverol señaló que los servicios de inteligencia “han desmantelado una vez más una célula terrorista que planificaba realizar un conjunto de ataques selectivos y para ello habría contratado a mercenarios colombianos y centroamericanos”.

El objetivo de esa célula terrorista sería atentar contra la vida de líderes políticos, militares, magistrados del Tribunal Supremo y “hacer actos de sabotaje a los servicios públicos para crear caos en la sociedad venezolana”, dijo el ministro chavista.

El ministro también anunció el arresto de Luis Alberto Páez, escolta de Marerro.

El gobierno estadounidense le ha advertido a Maduro en distintas oportunidades que el arresto de Guaidó o de los integrantes de la Asamblea Nacional acarrearían serías repercusiones.

La reacción del gobierno del presidente Donald Trump no se hizo esperar.

“Estados Unidos condena las incursiones de los servicios de seguridad de Maduro y la detención de Roberto Marrero, jefe de gabinete del Presidente interino @jguaido. Llamamos a su liberación inmediata. Vamos a responsabilizar a los involucrados“, dijo el Secretario de Estado, Mike Pompeo, a través de su cuenta en Twitter.

El enviado especial de Estados Unidos a Venezuela, Elliot Abrams, dijo que con el arresto el régimen está poniendo a prueba la voluntad de la comunidad internacional y agregó que la respuesta de los otros países podría ser determinante en los próximos pasos de Maduro.


“El régimen teme la reacción internacional que podría producir un arresto de Juan Guaidó y [debido a ello] están tratando de actuar contra su equipo, y por eso tenemos nosotros, es decir El Grupo de Lima [que agrupa a las principales democracias de América Latina], Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, tenemos que actuar inmediatamente en contra de esos acontecimientos”, dijo Abrams en una videoconferencia con periodistas.

De no producirse una contundente repuesta de la comunidad internacional, “vamos a ver más [acciones] contra su equipo y contra la Asamblea Nacional”, agregó.

En el caso de Estados Unidos, Abrams dio señales de que Washington próximamente se pronunciará.

“Habrá consecuencias para los individuos involucrados y más presión norteamericana (…) que estamos planificando y el régimen debe aprender que estos acontecimientos tienen resultados inmediatos y duros”, dijo Abrams a periodistas.

“Nosotros los conocemos, sabemos quienes están involucrados en estos actos criminales, conocemos los nombres y los efectos van a ser para el régimen y también para esos individuos”, agregó.

El arresto se produjo en la madrugada del jueves, en una operación en la que habrían participado cerca de 50 agentes de la temida Policía política del régimen.

Poco antes de ser arrestado, Marrero emitió un breve mensaje de voz solicitándole a la población venezolana que resguardaran la seguridad de Guaidó.

“Lamentablemente llegaron hasta mí pero sigue la lucha. Cuiden al presidente y que sea lo que Dios quiera”, alcanzó a decir Marrero en el mensaje antes de que se lo llevaran esposado.

El diputado Sergio Vergara —cuyo apartamento está al lado de la vivienda de Marrero— relató que los agentes pasaron casi media hora tratando de derribar su puerta y luego al ver que no podían, procedieron a romper una ventana para ingresar a su apartamento.

“Una vez que ingresaron, yo los esperaba en una escalera y me identifiqué como diputado, pero no les importó someterme, tirarme al piso y montarse encima de mi espalda para mantenerme allí”, narró Vergara en una entrevista con la estación Radio Caracas.

Luego, al verificar su identidad, lo mantuvieron detenido en un sofá por espacio de dos horas. Vergara dijo que los agentes le preguntaron por Marrero en varias oportunidades y que al final admitieron que tenían la dirección equivocada.

El régimen de Maduro, que con el correr del tiempo se ha vuelto cada vez más dictatorial, mantiene actualmente arrestados a varios diputados de la Asamblea Nacional, aún cuando éstos deberían gozar de inmunidad otorgada por la Constitución del país.

Guaidó se juramentó como presidente interino de Venezuela en enero, luego que la Asamblea Nacional declarara que Maduro usurpaba la Presidencia de la República.

El gobierno interino de Guaidó es reconocido por 54 países, incluyendo a Estados Unidos y las más influyentes democracias del mundo.

Este artículo fue complementado con los servicios cablegráficos de el Nuevo Herald.
  Comentarios