Venezuela

Arruinada por el chavismo, la otrora opulenta PDVSA ya no genera petrodólares

EEUU anuncia sanciones contra Petróleos de Venezuela

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el 28 de enero del 2019 las sanciones impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump a la estatal Petróleos de Venezuela.
Up Next
El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el 28 de enero del 2019 las sanciones impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump a la estatal Petróleos de Venezuela.

Venezuela, nación que dice contar con las mayores reservas petroleras del planeta, ya no está recibiendo petrodólares para engrosar las arcas del Estado, con los declinantes volúmenes de exportaciones siendo usados para pagar las deudas con Rusia y China, subsidiar a Cuba e importar la gasolina que consume el país.

Expertos dijeron que el régimen bolivariano de Caracas ha dado muerte finalmente a la gallina de los huevos de oro: la producción de crudo ha caído desde los más de 3 millones de barriles diarios en que se encontraba cuando Hugo Chávez tomó el poder, en 1999, a menos de 900,000 y con proyecciones de que caerá por debajo de medio millón para finales de año.

“La industria petrolera ya no está generando dinero para pagar la corrupción”, dijo desde Washington Antonio De La Cruz, director de la firma de asesores Inter American Trends, refiriéndose al esquema de compra de lealtades que mantiene al régimen de Nicolás Maduro en el poder.

Y en lo que constituye un duro golpe para los millones de venezolanos que requieren urgentemente de alimentos y medicamentos en el marco de la peor crisis económica en la historia del país, “las ventas de crudo ya no están dando dinero para colocar en las arcas”, agregó.

El colapso de la industria petrolera venezolana ha llevado al régimen de Maduro a buscar ingresos en actividades ilegales para sostenerse en el poder, compensando la pérdida de la renta petrolera con operaciones de contrabando de oro y de coltán y a través del narcotráfico, agregó.

Años de mala administración, corrupción y sobreendeudamiento de la industria han ido asfixiando los niveles de producción de la estatal petrolera desde hace años.

Pero Petróleos de Venezuela (PDVSA) recibió dos duros golpes adicionales este año, con las sanciones impuestas por Estados Unidos y el colapso de la infraestructura eléctrica del país.

La crisis eléctrica, que en marzo dejó a millones de venezolanos sin servicio eléctrico por más de dos semanas, y que llevó al régimen a decretar un draconiano programa de racionamiento, podría haber recortado la producción del país en más 200,000 barriles diarios, al dañar instalaciones críticas de la industria, explicó el ex ejecutivo de PDVSA Horacio Medina.

Y los cerca de 850,000 barriles diarios que hoy está produciendo venezuela están ya comprometidos. Para empezar, el régimen está obligado a enviar entre 400,000 y 500,000 barriles diarios para cubrir sus deudas con Rusia y China, un volumen que cubre los préstamos que el régimen ya consumió en el pasado, agregó el ex Director de Planificación de PDVSA, Juan Fernández.

Parte de ese volúmen estaba siendo destinado a la India, pero esos barriles en realidad forman parte de los pagos a Rusia que tiene intereses de refinación en ese país.

Los restantes 350,000 deben ser usados para cubrir el consumo interino del país, estimado en unos 300,000 barriles diarios y el subsidio del régimen a Cuba, estimado en otros 50,000 barriles diarios.

Excepto que parte de esa producción también debe ser usada para cubrir los costos de producción de la industria, que incluye la importación de una gran cantidad de gasolina y otros combustibles que dejaron de ser producidos en el país.

El escenario, que ya es deficitario, debería obligar al régimen a tomar duras decisiones en poco tiempo.

“En unos tres meses no habrá suficiente crudo para satisfacer a todo el mundo”, advirtió Fernández, pronosticando que el régimen tendrán que decidir entre dejar de pagar las deudas contraídas con sus socios estratégicos, o dejar de suministrar a los venezolanos o a los cubanos.

Medina estima que el ritmo de contracción en la producción de crudo se encuentra en cerca de 100,000 barriles mensuales.

Ese número podría fluctuar de un mes al otro, pero la tendencia inevitablemente se mantendrá hacia la baja. “No tienen manera de detener eso”, dijo.

Y en lo que complica aún más las operaciones de PDVSA, la compañía estatal enfrenta ahora una larga lista de sanciones impuestas por Washington que dificultan sus operaciones de comercialización.

Por el momento, el régimen de Maduro ha tratado de esquivar las sanciones respaldándose en firmas amigas controladas por Cuba y por Rusia, que le están sirviendo de intermediarios.

Esas operaciones, no obstante, tampoco le están generando efectivo.

Son principalmente operaciones de intercambio de crudo por combustible, explicó Fernández.

“Hoy en día ya no hay suficiente producción de gasolina para atender las necesidades del país, por eso es que están importando, haciendo estos intercambios de crudo por gasolina”, agregó Fernández.

  Comentarios