Venezuela

EEUU estudia opciones para que Cuba y Rusia se retiren de Venezuela

Pompeo culpa a Cuba de la situación en Venezuela

El secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó durante una rueda de prensa el 11 de marzo de 2019 que Cuba y Rusia son los verdaderos responsables de la situación que atraviesa Venezuela.
Up Next
El secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó durante una rueda de prensa el 11 de marzo de 2019 que Cuba y Rusia son los verdaderos responsables de la situación que atraviesa Venezuela.

Estados Unidos está estudiando opciones para limitar la influencia de Cuba y Rusia en Venezuela, que se percibe como un obstáculo en la búsqueda de una solución a la crisis política en ese país sudamericano, dijo al Miami Herald un alto funcionario del Departamento de Estado.

“El foco principal del Departamento de Estado es conseguir que los rusos y los cubanos salgan de Venezuela” dijo el funcionario, que habló a condición de no ser identificado.

Venezuela está en medio de una dramática crisis humanitaria y un empantanamiento político entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó, el presidente de la opositora Asamblea Nacional, a quien Estados Unidos y otros 50 países reconocen como el presidente interino legítimo.

El llamado de Guaidó a un levantamiento cívico-militar contra Maduro el 30 de abril fracasó, después que altos miembros del gobierno y las fuerzas armadas, que negociaban un gobierno de transición, abandonaron el plan y respaldaron a Maduro.

La Unión Europea y el Grupo de Lima —compuesto por Canadá y 12 países latinoamericanos— están presionando con fuerza a favor de conversaciones entre la oposición y el gobierno de Maduro. Miembros de las dos partes están ahora en Noruega para explorar un diálogo, y Canadá está tratando de sumar a Cuba a las conversaciones.


El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que Estados Unidos está “trabajando con los cubanos” para encontrar una solución a la crisis. Estados Unidos está enfocado en presionar al gobierno de la isla para que repiense su apoyo a Maduro, sugirió el funcionario, quien agregó que el gobierno seguirá insistiendo a sus aliados sobre la necesidad de presionar a Cuba, que se cree apoya a Maduro en materia de inteligencia y contrainteligencia . La economía cubana depende significativamente del petróleo venezolano subsidiado a través de un acuerdo entre Fidel Castro y Hugo Chávez.

“La presión unilateral de Estados Unidos no será suficiente, pero estamos trabajando muy de cerca con nuestros aliados”, dijo el funcionario sobre Cuba. “Tenemos que centrarnos mucho más en el apoyo de Cuba al régimen de Maduro”, agregó el funcionario.

“Vemos a oficiales cubanos en el SEBIN [el servicio de inteligencia venezolano], en la guardia presidencial, y sabemos que tuvieron un papel directo en la intimidación de los que participaron en las conversaciones” que llevaron al levantamiento que fracasó. “Es muy difícil cambiar de bando si sabes que estás vigilado por los cubanos”.

El gobierno de Trump ya ha impuesto más sanciones a Cuba, como restricciones a los viajes y las remesas de dinero, con el fin de reducir los recursos que van a parar a manos de los militares, y sanciones a navieras y barcos que llevan el crudo venezolano a la isla.

En un cambio de política histórico, Estados Unidos también permitió que el Título III de la Ley Helms-Burton entrara en vigor. La controversial cláusula permite a ciudadanos estadounidenses solicitar compensación en los tribunales federales por propiedades confiscadas por el gobierno cubano hace seis decenios, lo que pudiera tener un efecto negativo sobre la inversión extranjera en Cuba.

Cuando el primer ministro canadiense Justin Trudeau contactó al gobierno cubano a nombre del Grupo de Lima, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel dejó en claro que su gobierno apoyaría conversaciones políticas solamente si incluían a Maduro. La ministra canadiense de Asuntos Exteriores, Chrystia Freeland, viajó a Cuba el jueves para dar seguimiento a las negociaciones.

“Canadá, junto con sus aliados en el Grupo de Lima, espera encontrar formas de trabajar con el gobierno cubano para abordar el empeoramiento de la crisis política, económica y humanitaria en Venezuela”, expresó Freeland en Twitter. “Tuve una discusión franca sobre esto con mi colega Bruno Rodríguez Parrilla en La Habana hoy”.

Estados Unidos tiene otras opciones de políticas que no ha usado, como volver a incluir a la isla en la lista de países patrocinadores del terrorismo. Las sanciones por sí solas no serán suficientes para que La Habana rompa con Maduro, especialmente porque Guaidó ha prometido eliminar los envíos de petróleo a la isla.

“Aquí es donde entran a jugar los países latinoamericanos”, dijo el funcionario. “Brasil, Colombia, si empiezan a tomar medidas contra Cuba, si empiezan a insinuar que sus relaciones con Cuba se van a deteriorar si mantiene su presencia [en Venezuela] entonces pienso que eso cambia la dinámica sobre Cuba”.

Los cambios en las percepciones sobre el papel y las intenciones de Cuba en Venezuela ya se han notado, e incluso países con relaciones amistosas con La Habana, como Canadá y algunos países europeos, han criticado al gobierno cubano, dijo el funcionario del Departamento de Estado.

El apoyo ruso a Maduro también ha sido crucial para mantenerlo en el poder.

Durante el fracasado levantamiento del mes pasado, Pompeo dijo que Maduro estaba listo para salir en avión con destino a La Habana, pero “los rusos indicaron que debía quedarse”. Moscú había mostrado su fuerte apoyo al régimen de Maduro con el envío de más personal, unos 100, a Venezuela en marzo. Y hasta el momento el gobierno ruso no ha sugerido un cambio de postura. Una reunión celebrada esta semana entre Pompeo y el canciller ruso Serguei Lavrov mostró una vez más los desacuerdos entre los dos gobierno.

“Queremos que todos los países que estén interfiriendo en Venezuela dejen de hacerlo”, dijo Pompeo en una conferencia de prensa conjunta. Lavrov le contestó: “Las amenazas que escuchamos contra el gobierno de Maduro, amenazas que salen de representantes oficiales del gobierno de Estados Unidos y del Sr. Guaidó, siempre mencionan su derecho a pedir una intervención militar extranjera, esto no tiene nada en común con la democracia”.

“Estamos estudiando opciones adicionales de presión”, dijo el funcionario del Departamento de Estado, refiriéndose a sanciones a Rusia. “Esto es una gran preocupación para nosotros”, dijo el funcionario. “Hemos designado el sector de defensa ruso. Eso significa que los grupos asociados con los militares venezolanos, ya sean cubanos, venezolanos o rusos, ahora es posible designarlos a ellos, de manera que tenemos que ver la situación como una vía potencial para implementar más sanciones contra los rusos”.

Recientemente, Pompeo también compartió sus preocupaciones ante el papel de compañías rusas en Venezuela, especialmente la petrolera Rosfnet.

Pompeo acusó a la petrolera estatal rusa de infringir sanciones norteamericanas recientes al país sudamericano. Pompeo dijo que la empresa sigue comprando crudo al monopolio petrolero estatal venezolano PDVSA, alegación que Rosfnet rechazó. La firma rusa es un aliado importante de PDVSA, que todavía le debe a Rosfnet más de $2,000 millones en préstamos.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

  Comentarios