Venezuela

Misterioso hombre que busca millones en caso de bolichicos tiene lazos estrechos con Maduro

El misterioso hombre detrás de un esfuerzo legal por recuperar cientos de millones de dólares en fondos públicos venezolanos robados es una persona alineada con el abrumado gobierno de Nicolás Maduro, según fiscales federales en Miami.

Los fiscales lo identificaron por primera vez en documentos presentados al tribunal como Reinaldo Muñoz Pedroza., quien fue nombrado “fiscal general” de Venezuela por Maduro, a quien Estados Unidos y otras 50 naciones no reconocen como el presidente legítimo del país sudamericano.

Los fiscales revelaron la identidad de Muñoz Pedroza cuando impugnaron su capacidad legal para representar al pueblo de Venezuela en un esfuerzo por recuperar fondos confiscados por el Departamento de Justicia en un enorme caso de lavado de dinero en Miami. En el caso se acusa a una red de empresarios, funcionarios de gobierno y otros individuos acaudalados de robarse $1,200 millones en un entramado de sobornos y cambio de divisas para entonces invertir ese dinero en Europa y Estados Unidos, como bienes raíces de lujo en Miami.

En nuevos documentos presentados al tribunal, el fiscal federal miamense Michael Nadler, y Paul Hayden, abogado del Departamento de Justifica, dijeron que Muñoz Pedroza fue desautorizado en marzo por la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición a Maduro.

La Asamblea Nacional, presidida por el líder opositor Juan Guaidó, declaró que Muñoz Pedroza “no puede ser considerado el fiscal general legítimo de la república”, expresa el documento., que agrega que “todas las acciones y contratos aprobados o firmados por él, invocando su cargo de fiscal general de la República, deben considerarse nulos”.

Al mismo tiempo, la Asamblea Nacional nombró un “fiscal especial”, identificado como José Ignacio Hernández, para representar a Venezuela en tribunales de otros países.

Los fiscales en el caso de Miami también señalaron que los intentos de Muñoz Pedroza de involucrarse en dos casos civiles no relacionados que se ventilan en Washington y Nueva York han sido bloqueados debido a su falta de estatus legal.

Un abogado de Miami que representa a Muñoz Pedroza declinó comentar sobre la postura de los fiscales federales. El abogado William Tunkey dijo que su equipo tiene hasta el viernes para responder, y que un juez federal decidirá si Muñoz Pedroza puede solicitar estatus de víctima y pedir restitución para el pueblo Venezolano en el caso de lavado de dinero que se ventila en Miami.

El equipo jurídico de Tunkey espera obtener los fondos que las autoridades federales confisquen a acusados en el futuro para ayudar a las verdaderas “víctimas” de estafa, el pueblo venezolano —y no el gobierno de Maduro— según una moción presentada al tribunal en abril.

El bufete legal de Tunkey en Miami fue contratado para representar a Muñoz Pedroza a través de la firma jurídica internacional Dentons, y fue “identificado como el ‘fiscal general’ de Venezuela y representante del régimen de Maduro”, según los fiscales federales, a quienes informaron de esta relación en una reunión con Tunkey en marzo. Dentons, que tiene oficinas en todo el mundo, ha representado en el pasado al gobierno de Maduro.

En respuesta a la moción de Tunkey a nombre de Muñoz Pedroza, los fiscales no tocaron el asunto de si el gobierno o el pueblo venezolano son víctimas.

Pero en el pasado han alegado que los fondos robados al gobierno venezolano y recuperados en Estados Unidos pertenecen al Tesoro de Estados Unidos, no al gobierno socialista de Venezuela. En resumen, dijeron que los fondos malversados por funcionarios venezolanos y compinches no pueden devolverse al gobierno de Venezuela porque fue cómplice en el delito. Agregaron que Venezuela, como Estado soberano, no es una “víctima” en el llamado caso de los bolichicos, según las leyes estadounidenses.

Un proyecto de ley bipartidista presentado este año en el Congreso tiene por fin devolver los fondos públicos robados al pueblo venezolano, pero solamente si Maduro es reemplazado por un presidente elegido democráticamente.

El presidente Trump reconoció oficialmente en enero a Guaidó como presidente interino de Venezuela después que la Asamblea Nacional declaró ilegítima la presidencia de Maduro.

“Como tal, Muñoz Pedrosa [y sus abogados] no tienen autoridad para representar al gobierno de Venezuela y este tribunal debe rechazar este intento descarado de socavar la autoridad en materia de política exterior del... presidente de Estados Unidos”, escribieron los fiscales federales en el documento presentado al tribunal, en que exhortaron a la jueza federal de distrito Kathleen Williams a rechazar el intento de Muñoz Pedrosa de hablar a nombre del gobierno y el pueblo venezolanos.

Expertos en asuntos venezolanos creen que la política estadounidense dictará lo que sucede a final de cuentas con el dinero robado.

Russell Dallen, abogado y gerente de inversiones con negocios en Miami y Caracas, expresó sospechas sobre la personas inicialmente no identificada quien alegaba representar al pueblo venezolano en el caso de lavado de dinero que se ventila en Miami.

“Es una pregunta perfectamente legítima. ¿Es el gobierno de Guaidó o el de Maduro?... Si son los chicos buenos de Guaidó, entonces [el gobierno de Estados Unidos] estaría dispuesto a entregarles el dinero”.

Dallen y otros expertos dicen que la única forma probable que los fondos recuperados por las autoridades federales puedan devolverse a Venezuela es a través de Guaidó. Señalan que el gobierno de Estados Unidos no reconoce a Maduro como presidente y que el Tesoro ha sancionado al principal generador de divisas de Venezuela, el monopolio petrolero estatal Pdvsa, al que le congeló sus activos en Estados Unidos.

Pdvsa ha sido la principal fuente de los miles de millones de dólares robados por altos funcionarios de los gobiernos del ahora fallecido presidente Hugo Chávez y de Maduro, así como de miembros de la elite empresarial venezolana y otros con buenas conexiones en el gobierno.

Hasta el momento, una docena de personas han sido acusadas en tribunales federales del sur de la Florida de pagar por acceso al altamente lucrativo sistema de cambio de divisas para ganar fortunas de la noche a la mañana. Cuatro se han declarado culpables, entre ellos el ex tesorero nacional Alejandro Andrade. Se piensa que el resto está en Venezuela y otros países.

  Comentarios