Venezuela

Senador pide invadir a Venezuela para eliminar la influencia de Cuba

Un senador federal y ex candidato presidencial de Estados Unidos dijo que las fuerzas armadas norteamericanas deben invadir Venezuela si Cuba no retira de inmediato sus fuerzas de seguridad del país sudamericano, y dijo que Cuba es el Irán de las Américas.

En una columna de opinión publicada electrónicamente en The Wall Street Journal el miércoles, el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur que lidera la Comisión Judicial del Senado, comparó favorablemente una acción militar estadounidense en Venezuela con la invasión de Granada en 1983, una operación que duró aproximadamente una semana y llevó al derrocamiento del gobierno militar de esa pequeña isla caribeña.

“Creo que la opción militar tiene que ser real, pienso que la solución definitiva es sacar a Cuba [de Venezuela]”, dijo Graham en una entrevista con McClatchy. “Si Cuba se va, Maduro se va también, y tenemos un historial de enfrentar intervenciones de Cuba en el pasado. Este es un momento definitorio para la presidencia de Trump en términos de cómo hacer frente a Cuba”.

Las declaraciones de Graham son la exhortación más específica a una intervención militar en Venezuela de un legislador federal. El senador floridano Rick Scott ha exhortado a que las fuerzas armadas de Estados Unidos faciliten la entrega de asistencia humanitaria en Venezuela y que impongan un bloqueo naval a la isla para impedir el envío de crudo venezolano a La Habana.

Cuando se le preguntó sobre la envergadura de la fuerza militar necesaria en Venezuela, Graham no dio detalles específicos, pero dijo que la meta es “restaurar el orden”.

“No es para ocupar Venezuela, pero si Maduro se niega a marcharse y los cubanos siguen usando su aparato militar para mantenerlo en el poder, desde el punto de vista de la seguridad nacional nos interesa hacer en Venezuela lo que Reagan hizo en Granada”, dijo Graham.

El presidente Reagan envió 6,000 soldados a Granada, una isla pequeña con una población de aproximadamente 100,000 habitantes. En la operación murieron unos 20 militares estadounidenses.

Estados Unidos invadió Granada después que el primer ministro de ese país fue ejecutado en un golpe de un grupo procomunista. A Reagan le preocupaba la presencia de personal cubano en ese país, además de la seguridad de numerosos estudiantes norteamericanos de medicina. La comunidad internacional no apoyó la invasión de Granada.

Venezuela es un país mucho mayor, con una población de 31 millones de habitantes, y sus fuerzas armadas todavía están bajo control de Nicolás Maduro, aunque Estados Unidos y otras naciones han reconocido al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el líder legítimo del país.

“En los años 1980, ante la intervención cubana en Granada, el presidente Reagan intervino militarmente, asegurando que Granada no se convirtiera en un satélite de Cuba”, escribió Graham. “Estados Unidos debe estar dispuesto a intervenir en Venezuela como hicimos en Granada. El Sr. Trump debe decirle a Cuba que retire todas sus fuerzas de seguridad de Venezuela de inmediato. De lo contrario, Estados Unidos deben trasladar activos militares a la región”.

El senador Scott dijo que apoya la postura de Graham.

“Pienso que el presidente no puede pestañear. Tiene que entender que se ha comprometido con el pueblo de Venezuela”, dijo Scott. “Creo que este país tiene que comprometerse con el pueblo de Venezuela. Tenemos que entender que si no sacamos a Maduro y a todos esos personajes, tendremos una Siria en nuestra región, y ese lugar está cerca de nuestra frontera”.

Graham y Scott tienen una relación estrecha con Trump y los dos han dicho que el presidente está dispuesto a tomar decisiones difíciles en Venezuela aunque algunos de sus asesores han presionado contra una intervención militar.

“En un discurso el 18 de febrero en Miami, el Sr. Trump declaró que se opondrá al socialismo y luchará por la democracia en las Américas. Ahora es el momento de cumplir esa promesa”, escribió Graham.

El senador floridano Marco Rubio, quien no ha pedido explícitamente una intervención militar, dijo en una entrevista que las sanciones están teniendo el efecto deseado.

“Las sanciones y el aislamiento diplomático no solamente están ahí, sino que su efecto se multiplica todos los días”, dijo Rubio. “Maduro ha abandonado el país a la anarquía. Por ejemplo, fuera de Caracas no hay gasolina. Se ha concentrado en Caracas para mantener el control de la capital”.

Pero el intento de Guaidó el mes pasado de tomar el control falló, cuando oficiales militares y funcionarios de gobierno clave mantuvieron su respaldo a Maduro. Mientras tanto, representantes de Guaidó en Estados Unidos han tratado de mantener el impulso reuniéndose con funcionarios militares estadounidenses y lograron que sacaran a manifestantes partidarios de Maduro de la embajada venezolana en Washington.

“[En Venezuela] hay un genocidio”, dijo Scott, usando un término que según expertos no es preciso para describir la crisis en Venezuela. “Niños de la edad de mis nietos mueren a diario allí porque Maduro los está matando de hambre intencionalmente con el apoyo de Cuba, China, Rusia, Hezbolá e Irán”, agregó Scott.

Emma Dumain, redactora de McClatchy DC, contribuyó a esta información.

  Comentarios