Venezuela

‘Ser venezolano es ser un arroz con mango’: Sifrizuela concilia la ‘sifrinidad’ venezolana

Sifrizuela: ‘Ser venezolano es ser un arroz con mango’

Uno de los creadores de la cuenta de Instagram @sifrizuela habla de lo que significa ser venezolano en una entrevista con el Nuevo Herald.
Up Next
Uno de los creadores de la cuenta de Instagram @sifrizuela habla de lo que significa ser venezolano en una entrevista con el Nuevo Herald.

Venezuela es un país de contrastes. Es una nación donde se puede disfrutar tanto el clima gélido de los Andes como las playas cálidas que enfrentan al Mar Caribe. Sin embargo, esta dicotomía trasciende la geografía.

En esta nación sudamericana se manifiesta un contrapunto social entre las clases afluentes y aquellos grupos con menos recursos. Este contraste se ha vuelto aún más visible con el transcurso de los años y el deterioro de las condiciones de vida, que ha convirtido a Venezuela en el país más desigual de toda la región latinoamericana, según los datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI).

Dicha desigualdad social no es un fenómeno causado del todo por el chavismo. Más bien es una realidad que ha persistido en su historia. Sin embargo, el régimen agregó a la situación el recelo que estalló dentro de la población, causando una vil polarización entre ‘ricos’ y ‘pobres’.

“Ser rico es malo” es la línea de pensamiento que caracterizó al gobierno de Hugo Chávez. Es el mismo mensaje que acompañaba a la retórica del ex presidente, que compartió ante estudiantes de bachillerato del Liceo Bolivariano Jacinta López de Barquisimeto en 2005 y que emitió a los venezolanos en su programa de televisión, Aló Presidente.

“En vez de hablar de una manera honesta sobre las desigualdades y buscar más oportunidades de igualdad, el chavismo lo que hizo fue señalar a la gente. Esto fue totalmente nocivo y ha demostrado unas políticas totalmente segregatorias y territorialistas que han dividido a Venezuela como nunca antes”, dijo uno de los creadores de Sifrizuela, una cuenta satírica en Instagram.

Para el fallecido mandatario venezolano, las clases más afluentes —junto al ‘imperialismo yankee’— eran los mayores enemigos de su revolución bolivariana y los denominaba con distintos nombres, desde “escuálidos” hasta “sifrinos”.

“Esta revolución no la tumba ni los sifrinos, ni el imperialismo, ni la burguesía, ni nadie, ni nada”, aseguró Chávez en una marcha en el 2011.

No resulta sorprendente, entonces, que la palabra “sifrino” en Venezuela esté cargada de rencor y negatividad.

Sin embargo, desde diciembre de 2018, Sifrizuela ha buscado conciliar el significado de la “sifrinidad” venezolana, ofreciendo en sus distintos memes y starter packs una representacion de este sector social.

Pero, ¿qué exactamente es ser “sifrino”?

La sifrinidad es una manera de distinguir una subcultura urbana que tiene mucho consumo conspicuo, porque Venezuela es una sociedad muy consumista por el petróleo, que está muy americanizada y que tiene los valores de la modernidad occidental en contraposición de otros valores que pueden haber en Venezuela”, dijo uno de los creadores de Sifrizuela.

A los sifrinos les encanta la vida aburguesada, se mueven en grupos sectarios tribales, se visten de cierta manera, tienen un falso puritanismo, tienen maneras de hablar específicas, utilizando palabras como ‘tétrico’ y ‘bro’ y ‘osea’. Son cosas muy definitivas de lo que se conoce como capital cultural”, agregó.

El creador de la cuenta distinguió, sin embargo, que aunque los “sifrinos” tienden a ser afluentes, no todas las personas con alto nivel adquisitivo son “sifrinas” en Venezuela, ya que se trata de “una actitud dentro de cierta clase social”.

Uno de los cerebros detrás de Sifrizuela es el epítome de todo lo que Hugo Chávez criticaba: la alta sociedad, el acceso a recursos, la perspectiva globalizada, el privilegio. Aceptó dar su primera entrevista en persona a el Nuevo Herald bajo condición de anonimato, ya que teme las represalias del gobierno. Además, no saber quiénes están detrás de la “República libre, soberana, satírica y exquisita”, como indica en su perfil, es parte del encanto que ha amasado más de 35,000 seguidores en la cuenta desde su creación.

“Nosotros decidimos hacer Sifrizuela porque queríamos crear un contenido que refleja a cierto sector de la sociedad venezolana, que nunca a tenido mucha presentación, pero desde dos ópticas diferentes: por un lado desde la apología y por otro desde la crítica”, dijo uno de los creadores.

Para Sifrizuela, ser “sifrino” no es una característica intrínsecamente negativa: es una realidad social en Venezuela, país que ellos describen como “un arroz con mango”, es decir, compuesto por personas muy distintas.

Si tu eres sifrino, no eres ni bueno ni malo. Hay sifrinos buenos y sifrinos malos”, dijo Sifrizuela.

Con un primer vistazo, la cuenta parece tratarse tan solo de una colección de chistes representados gráficamente, pero, al analizar el contenido, uno se da cuenta que se trata, más bien, de una disección, casi antropológica, del tejido social venezolano, contando con tres elementos que, según el creador de la cuenta, han permitido su creciente popularidad.

“En Sifrizuela mucha gente se une porque tiene tres cosas que la diferencian de otras cuentas. La primera es que Sifrizuela tiene un tema muy nostálgico porque constantemente recuerda a esa Venezuela de antes, de nuestra infancia, que a todos nos duele en el corazón porque ya no existe”, consideró el autor de Sifrizuela.

“Segundo es que a pesar de que hace un análisis de los grupos de manera humorística, Sifrizuela constantemente tiene un mensaje de reconciliación que es muy importante porque busca ver lo bueno y lo malo en ambos lados. El tercer punto es que Sifrizuela es crítica. Criticamos las fallas de tanto el sistema actual como el antiguo e incluso de la oposición”.

En un país donde los gobernantes “han demonizado a toda persona que sea afluente sin importar si esa persona verdaderamente trabajo para llegar a donde esta”, conciliar a la fragmentada población venezolana es una misión que Sifrizuela considera se necesita ejecutar urgentemente para crear un país inclusivo y con oportunidades.

“Venezuela es una historia constante de marginar a un grupo u otro y creo que necesitamos a un gobierno que nos represente a todos como venezolanos. Es muy importante que, como venezolanos, hagamos una introspección sobre nosotros mismos y sobre lo que estuvo mal antes del chavismo para que llegara ese movimiento, que llegó porque el país no era perfecto antes. Tenemos que ver nuestras fallas para poder aprender cómo crear un país para todos”, dijo.

  Comentarios