Venezuela

Sus mensajes de texto propiciaron su escape de una tenebrosa red delictiva

Las personas son víctimas del contrabando y de las redes de prostitución a nivel internacional.
Las personas son víctimas del contrabando y de las redes de prostitución a nivel internacional. Getty Images/iStockphoto

Una joven latinoamericana obligada a prostituirse en las Islas Vírgenes estadounidenses logró que las autoridades la rescataran tras enviar mensajes de texto en los que informó su situación y expresó temor a sufrir daños físicos en un bar operado por una ciudadana de un país caribeño, informó la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Las autoridades dijeron que la mujer de origen venezolano envió los mensajes a su familia que a su vez contactó al Departamento de Policía de las Islas Vírgenes (VIPD) que investigó el caso con agentes especiales del ICE junto con el FBI, la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), los guardacostas y otras agencias de seguridad.

Un agente del FBI fingió ser un cliente del centro nocturno donde estaba la joven y negoció con Yohanna González-McFarlane, de República Dominicana y quien operaba el local, una “cita” fuera del bar con la mujer que no fue identificada. De esa forma pudo escapar, según documentos judiciales del caso.

“Las actividades de González-McFarlane llamaron la atención de la policía cuando una de las mujeres originarias de Venezuela informó en secreto las condiciones de su trato a su familia a través de mensajes de texto y llamadas. Los familiares de la joven a su vez contactaron al VIPD. Según documentos judiciales, la joven envió mensajes indicando que se vio obligada a prostituirse y que temía peligro físico”, dijo el ICE.

También en los documentos se describen amenazas de muerte presuntamente hechas por González-McFarlane y otros en el bar contra una de las jóvenes extranjeras obligadas a trabajar allí y de quemar el pasaporte de otra de ellas.

De acuerdo con documentos judiciales revelados el jueves pasado, entre diciembre de 2018 y agosto de 2019, González-McFarlane, operaba un club nocturno en St. Thomas. Supuestamente reclutó a jóvenes extranjeras y se las arregló para llevarlas de contrabando a las Islas Vírgenes estadounidenses para ejercer la prostitución mientras trabajaban en el bar.

González-McFarlane alojó a las mujeres en una residencia en St. Thomas y presuntamente les exigió que tuvieran relaciones sexuales con clientes del club nocturno para pagar sus deudas por llevarlas de contrabando a ese territorio.

“Supuestamente, esta mujer tenía el negocio de contrabandear mujeres jóvenes con fines de lucro y utilizaba la intimidación y el abuso para obligar a sus víctimas a participar en actos sexuales. El número de veces que las mujeres fueron víctimas de su actividad criminal es despreciable”, dijo Iván J. Árvelo, agente especial a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) en San Juan de Puerto Rico.

En la segunda parte de este reportaje especial, Univision 23 presenta el testimonio de un exvigilante de la red de prostitución que traía a jóvenes desde Cuba.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog
Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios