Venezuela

Rubio y Cruz piden a Trump que salve a Citgo de Rosneft y otros acreedores de Maduro

Un grupo influyente de legisladores estadounidenses, entre los que se encuentran los senadores Marco Rubio y Ted Cruz, enviaron el viernes una carta al presidente Donald Trump solicitándole que proteja a Citgo y ayude a evitar que la refinadora venezolana en Estados Unidos caiga en manos de acreedores del régimen de Nicolás Maduro.

La carta fue enviada de cara al esperado incumplimiento en un pago de $913 millones de dólares previsto para el 28 de octubre correspondiente a los bonos 2020 de PDVSA, que fueron emitidos con las acciones de Citgo en garantía.

El incumplimiento en el pago provocaría el inmediato traspaso de propiedad a manos de los tenedores de bonos y de la petrolera rusa Rosneft, pero podría ser bloqueado si el Departamento del Tesoro remueve una licencia especial que otorgó previamente a los tenedores de bonos que les exonera de las restricciones al traspaso de activos impuestas por las sanciones estadounidenses al régimen de Maduro.

La carta, firmada por seis legisladores republicanos y uno demócrata, expresa preocupación sobre el impacto que tendría el default sobre la operatividad de la empresa y la estabilidad de sus 3,500 empleados y 1,800 contratistas.

“El resultado (del default) y las probables acciones legales generarían considerable inestabilidad, un impacto negativo en las operaciones de la compañía y amenazaría miles de empleos y familias estadounidenses”, dijeron los legisladores en la carta.

“Los legítimos reclamos contra el régimen de Maduro deben hacerse respetar, pero el peso de los reclamos debería ser sobrellevado en su totalidad por el régimen de Maduro o por el sucesor democráticamente electo de Venezuela. Instamos a la administración que tome los pasos necesarios para proteger a los empleados y jubilados de Citgo de cualquier riesgo que podría provenir de un default,” agregó la misiva.

La licencia especial fue originalmente otorgada por el Tesoro para seguir acorralando financieramente a Maduro, pero ahora que el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó está en control de Citgo, la medida solo amenaza la propiedad de una compañía vital para la futura recuperación de la quebrada Venezuela, dijeron a el Nuevo Herald fuentes cercanas a la situación.

“O el gobierno de Estados Unidos retira su licencia, en cuyo caso los tenedores de bono no podrán ejecutar sus remedios sobre las garantías en cuestión, o los tenedores de bonos, a partir del 28, tendrán el derecho de romper el vínculo entre Citgo y el gobierno de Venezuela”, dijo una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato.

“Ni el gobierno de Guaidó, ni el Gobierno de Maduro, tendrán la capacidad de controlar a Citgo en ningún respecto”, después de esa fecha, agregó.

Estados Unidos encabeza una alianza de 56 países que reconocen a Guaidó como el legítimo jefe de Estado de Venezuela y ha introducido una serie de fuertes sanciones económicas contra Maduro, quien sigue controlando las instituciones del Estado.

El bono 2020 de PDVSA tiene como garantía el 50.1 por ciento de la compañía, pero todas las acciones de Citgo se verían afectadas por un incumplimiento el 27, dado que Maduro también otorgó como garantía el resto del capital accionario de la empresa en un préstamo de $1.500 millones que obtuvo de Rosneft.

El incumplimiento en el pago del bono permitiría a Rosneft reclamar de inmediato el traspaso del 49.9 por ciento de la compañía.

La carta de los legisladores no es la única que ha recibido la Casa Blanca en relación a la situación con Citgo.

Un grupo denominado la Alianza para la Protección de los Contribuyentes (TPA por sus siglas en inglés) también envió una misiva al presidente estadounidense, pero para pedirle que no brinde protección a la compañía, que opera tres refinerías en Estados Unidos y surte combustible a 4,500 estaciones de servicio.

“Le instamos a que no emita una orden ejecutiva que le brinde a Venezuela o a la compañía perteneciente a Venezuela, Citgo, la exoneración de pagar sus deudas. A muchas compañías, incluyendo la compañía minera Crystallex, el gobierno venezolano les debe millones de dólares por los crímenes de expropiación cometidos por los brutales regímenes del presidente Hugo Chávez y Nicolás Maduro”, resaltó la carta, firmada por 14 agrupaciones defensoras de las prácticas de libre mercado.

“Una orden ejecutiva que proteja a Citgo de los reclamos de deuda enviaría un mensaje a los dueños de propiedad en todo el mundo de que los gobiernos pueden confiscar sus bienes sin pagar las consecuencias”, agregó.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter: @DelgadoAntonioM

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios