Venezuela

USAID lanza “reto” para solucionar problemas originados por la crisis en Venezuela

Estados Unidos y varios patrocinadores financiarán ideas innovadoras que ayuden a paliar “cualquier aspecto” de la crisis en Venezuela, dijo un funcionario estadounidense a el Nuevo Herald.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) aplicará su experiencia en encontrar y desarrollar ideas innovadoras alrededor del mundo para encontrar “soluciones a la crisis en Venezuela”, dijo el administrador adjunto para América Latina y el Caribe, John Barsa. “USAID tiene una historia de lanzar ´retos´, un llamado específico a la innovación para ayudar a lidiar con un problema específico”, dijo.

La USAID junto al Banco interamericano de Desarrollo (BID) lanzaron el el reto “Juntos es Mejor” el lunes en la Universidad Internacional de la Florida, en un evento en el que asistieron varios congresistas , entre ellos el republicano Mario Díaz-Balart y los demócratas Debbie Wasserman-Schultz, Ted Deutch y Debbie Mucarsel-Powell.

“Como una plataforma para la colaboración..., el Reto Juntos es Mejor conectará conocimientos y recursos, obtendrá conocimiento local, organizará eventos de co-creación y construirá un mercado de soluciones probadas y listas para el mercado para ayudar a los venezolanos y las comunidades que los albergan”, indica un comunicado de la USAID. “Las solicitudes de financiamiento abordarán cuatro áreas de enfoque: personas, productividad, servicios y finanzas”.

La agencia ha utilizado este modelo con éxito. Recientemente ha financiado varias ideas para combatir el zika, desde nuevos larvicidas hasta ropa y sandalias que repelen los mosquitos que transmiten esa enfermedad.

“Lanzamos un reto sobre el ébola, ¿cómo podemos proteger mejor a los profesionales médicos que se ocupan del ébola? ”, dijo Barsa. “Una mujer que diseña vestidos para novias presentó una idea sobre cómo construir un mejor traje [para combatir el] ébola. Hoy en día esos trajes que se usan alrededor del mundo vinieron de ese diseño.”

En dependencia de cuán desarrollada esté la idea, serán otorgados premios que van desde los $25,000 hasta $1,5 millones, este último para soluciones que ya estén listas para salir al mercado y puedan aplicarse de manera inmediata. El funcionario dijo que USAID y el BID ya han asegurado $13,5 millones para los próximos dos años, pero “estamos pidiendo que se unan otros patrocinadores.”

Barsa dijo que un panel de expertos en cada área evaluarán las ideas que se presenten. Irene Arias Hoffman, directora ejecutiva del laboratorio de desarrollo en el IDB dijo que próximamente se realizarán talleres en nueve países de la región para determinar cuáles son las principales necesidades.

La situación en el país “es terrible. Todos hemos leído los reportes sobre familias tomando aguas residuales o comiendo de la basura, sobre personas muriendo y sufriendo por la falta de medicamentos”, dijo el funcionario. “Pero los horrores no están contenidos dentro de las fronteras de Venezuela. Estamos viendo la migración masiva más grande en la región y hay otros aspectos del problema. Hay profesionales [venezolanos] que no pueden trabajar y contribuir en los países donde están y hay presiones en las comunidades que los acogen, así que no faltan los problemas a los que buscarle solución”.

La crisis ha tomado “proporciones épicas”, dijo Wasserman-Shultz, en referencia al resurgimiento en Venezuela de enfermedades que habían sido erradicadas, la pobreza y el éxodo de 4,5 millones de venezolanos, el mayor en la historia del hemisferio.

“Crisis ni siquiera es una palabra suficientemente fuerte para describir lo que está pasando en nuestro hemisferio”, dijo.

“Hemos visto tanto deterioro que solo el 30 por ciento de la población tiene acceso al agua potable”, añadió Mucarsel-Powell, quien pidió a la comunidad internacional asumir una responsabilidad compartida en la denuncia del “brutal dictador” [Nicolás Maduro] y en la asistencia a los venezolanos.

Díaz-Balart dijo que la meta final es la erradicación “del cáncer socialista” no solo en Venezuela sino también en Cuba, Nicaragua y Bolivia.

Desde el 2017 hasta la fecha, la USAID ha destinado más de 600 millones a la crisis en Venezuela, de ellos 400 millones a asistencia humanitaria. Bajo el gobierno de Nicolás Maduro, los venezolanos han sufrido una aguda escasez de alimentos y medicinas, al tiempo que los salarios se desplomaron por la inflación. Pero Maduro, quien no es reconocido como el presidente legítimo de Venezuela por EEUU y más de 50 países, no ha permitido la entrada de ayuda humanitaria.

“Alguna ayuda está llegando dentro del país,” dijo Barsa, “pero no al nivel que se necesita”.

Carlos Vecchio, representante de Venezuela antes los Estados Unidos, designado por el presidente encargado Juan Guaidó, agradeció el apoyo de los Estados Unidos y la USAID e insitistió en que la solución de la crisis requiere la salida de Maduro.

“Mientras Maduro está aislado, estamos recibiendo el apoyo desde la Patagonia hasta Canadá”, dijo. “Estoy convencido que vamos a prevalecer porque estamos juntos”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. También reporta sobre la política de Estados Unidos hacia América Latina. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.
  Comentarios