Opinión

Hecatombe de salud pública

El presidente Donald Trump entrega una pluma que usó para firmar una orden ejecutiva sobre atención de la salud al senador Rand Paul, republicano por Kentucky, en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca, el 12 de octubre.
El presidente Donald Trump entrega una pluma que usó para firmar una orden ejecutiva sobre atención de la salud al senador Rand Paul, republicano por Kentucky, en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca, el 12 de octubre. AP

Es lamentable lo que está pasando en Estados Unidos con el sistema de salud pública, por no decir una cercana hecatombe. Donald Trump ha firmado una orden ejecutiva que deja modificar cláusulas de la Ley de Salud Accesible del presidente Obama, el llamado Obamacare. Según reporta el Boston Globe, la orden ayudaría a bajar las pólizas de seguros médicos para los más jóvenes, y dificultaría para los mayores el acceso, subiendo las pólizas y removiendo derechos básicos. En resumen, desestabilizaría de manera tal el Obamacare que ya hasta cortó fondos para los anuncios que hace el sistema de salud cuando hay época de inscripción.

Los únicos beneficiados aquí serían las aseguradoras que venderían pólizas a los jóvenes como pan caliente. La medida de Trump es populista apelando a votantes, en aras ya de su campaña de reelección.


El plan de salud del ex presidente Obama, delineado y aprobado por el Congreso, está lejos de ser perfecto. Adultos jóvenes como en mi caso, que no catalogamos para acogernos a los subsidios por estar trabajando y que somos independientes, pagamos pólizas altas con deducibles impagables. El presidente se fue a la guerra con el Congreso, que no logró llegar a un consenso ni siquiera con ambas cámaras del partido del mandatario. Esto muestra que nuestro país lo lidera un hombre incapaz de negociar hasta con su propio partido. Que toma medidas arbitrarias y que está cumpliendo sus promesas de campaña con acciones que más se asemejan a las de un dictador.


Además, es un presidente que divide al país, en referencia a la inmigración ilegal, a los derechos de las minorías y hasta al racismo. Su objetivo es deshacer cualquier avance que haya tenido el previo presidente, en vez de trabajar con el Congreso para mejorar las condiciones de los ciudadanos. No solo para el grupo que le interese a él, dígase jóvenes, ricos, o seguramente más adelante con alguna medida populista para los ancianos. Es un hombre con el ego tan grande que pierde el respeto de su mismo partido, que de por sí no lo tuvo antes. Es una era circense sin duda para el país, pero muy preocupante en cuanto a los derechos humanos se refiere.

Según analistas de las medidas tomadas esta semana con respecto a la ley de salud, la orden del presidente dejaría que las empresas de seguros vendan pólizas baratas con beneficios escuetos y hasta por temporadas cortas, lógicamente para la gente sana, haciendo así que los mayores que se quedan con el programa de salud Obamacare porque no tienen otra opción tengan que pagar las pólizas mucho más altas. En resumen, es la destrucción periódica de la ley de salud, y según el mismo presidente, por la incompetencia del Congreso para lograr algo mejor. Si el Obamacare tiene asegurados a casi todo el país (y a grupos de personas que antes ni siquiera podían hacerse un examen médico anual) porque el sistema era más desastroso, ¿por qué apurarse a tomar esta orden? De nuevo, como lo hizo con las medidas en referencia a Cuba, con DACA, y con todo lo demás, para enviar un mensaje absolutamente populista a grupos divididos de que está cumpliendo promesas de campaña.


Si la orden ejecutiva de Trump reduce los pagos de subsidios dentro del programa de salud para que las personas que están bajo los parámetros de pobreza federal, estos no podrán acceder a pólizas, teniendo que comprar por fuera del programa de aseguradores con beneficios escuetos, o recibir negaciones por condiciones preexistentes, generando la misma crisis, o peor, que existía antes del Obamacare. Es solo cuestión de tiempo.

Periodista y presentadora de televisión y radio.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @ sabinacovo

  Comentarios