Cartas

La Enmienda 1 y los derechos del consumidor

Las compañías energéticas monopolistas de Florida ven al sol como un competidor inesperado y no regulado por el estado, que puede acabar con su actual modelo de negocio. Para poner esta amenaza en su lugar (fuera de la atmósfera) la industria eléctrica ha invertido más de $20 millones en la promoción de la Enmienda 1, que habla de “los derechos de los consumidores”.

Dicho derecho –a poseer o arrendar un equipo solar instalado en su propiedad– ya es nuestro ¡y siempre lo ha sido! ¿Por qué, entonces, las empresas energéticas están haciendo tanto esfuerzo para garantizarlo? Usan la palabra “derecho” como una distracción. La verdadera intención de la enmienda está oculta en la frase que le sigue, donde se crea la falsa impresión de que los consumidores que producen energía solar están subsidiados por los demás. Usando esta excusa (falsa), la enmienda crea la posibilidad de penalizarlos y cobrarles por el uso de infraestructura. Y así las compañías eléctricas logran garantizarse ingresos por parte de todos los residentes de Florida, incluso de aquellos que quieren independizarse de la red eléctrica usando energía solar, y también limitan la competencia por crear opciones más económicas para la instalación de paneles solares.

No dejemos que las empresas energéticas –en defensa de sus monopolios– maten el sueño de poder tener energía renovable, limpia y de bajo costo en el Estado del Sol. La Enmienda 1 es una trampa; no caiga en ella.

Erin Clancy

Director de Conservación

Tropical Audubon Society

  Comentarios