Cartas

Profesionales del mal gusto

No se puede reconocer como profesionales del arte a los que usan la burla y el irrespeto a la vida privada de las figuras públicas para ganarse los frijoles. Eso no es arte, no es profesional, no corresponde al disfrute pleno de los derechos que nos asisten por vivir en un país libre y democrático, donde tenemos libertad para pensar y expresarnos, pero no derecho a burlarnos de nada ni de nadie. Burlarse usando las diferencias raciales, preferencias sexuales, creencias religiosas o estatus social, es sencillamente denigrante. A ese grupo de profesionales debemos llamarlos “profesionales del mal gusto”.

Recientemente, el presentador Rodner Figueroa fue despedido de la cadena Univisión por haber comentado que Michelle Obama, primera dama de los Estados Unidos, parecía un miembro del elenco de la película El Planeta de los Simios. Bien por Univisión y mal por Univisión. Ahora despiden a un presentador porque se burla de la primera dama de los EEUU, fue necesario llegar hasta ese nivel para que Univisión tomara acción sobre el tema, ¡correcto! Pero es que estos “profesionales del mal gusto” se pasan la vida burlándose de cuanta figura pública existe y nunca les han exigido que respeten, ni les ha pasado nada por eso. Estos personajes han adquirido su fama denigrando, insultando y manifestando criterios ofensivos y negativos de muy mal gusto a cuantas figuras públicas del arte y la política existen. Así adquirieron su fama y por esas ofensas han obtenido sus triunfos.

Esperemos que este incidente llame a la reflexión a los medios de comunicación y algunos equivocados aprendan a distinguir la raya que divide la libertad del libertinaje, que eres libre para pensar y opinar, pero no para ofender, denigrar y burlarte. Recuerden siempre que “tus derechos terminan donde comienzan los míos”.

José M. Izquierdo

Hialeah

  Comentarios