Cartas

Nostalgia del comunismo

Me gusta mucho ver la televisión de España por sus buenas series y excelente programación. Lástima que continuamente se haga tan patente el reverdecer del comunismo, idealizado, y añorado con una tremenda nostalgia.

Creo se trata de una frustrada generación de posguerra y una juventud influenciada por éstos, que ninguno de ellos sabe muy bien de qué está hablando.

Aburren con su constante ataque a Franco (que conste que yo no lo defiendo), se declaran poco menos que ateos, y enarbolan el estandarte de un estado laico. Pretenden ignorar raíces de herencia y tradición, pero luego les vienen muy bien todo esos “puentes”, como dicen por allá. Feriados que diríamos acá. Que si Semanas Santas, que si el puente de La Inmaculada o de cuanto santo patrono se tercie con tal de vacacionar y demás beneficios.

Un tanto hipócrita, y a veces hasta capitalista, la incongruente actitud, me parece a mí. ¿Se peinan o se hacen papelillos?

Y me viene sin remedio a la mente los españoles de mi pueblo en Cuba, que no eran pocos, algunos comunistas de librito, que cuando tuvieron que afrontarlo de verdad se dieron cuenta que una cosa era con guitarra y otra con violín. Sufrieron tan gran desengaño que a algunos los llevó hasta la locura al verse despojados de cuanto habían logrado con esfuerzo, sacrificio y trabajo arduo.

A los trasnochados añorantes del comunismo de la España actual les diría que mejor no llamar tanto al demonio, no sea que se presente pues entonces no van a tener santo al que encomendarse, ni puente alguno para festejar.

Elena Núñez

Miami

  Comentarios