Cartas

Colaboración en las deportaciones

En la edición del 20 de abril de el Nuevo Herald salió un reporte de la Associated Press, desde Varsovia, sobre unas declaraciones del director del FBI, James Comey, relacionadas con el Holocausto.

Comey dijo: “En sus mentes, los asesinos y cómplices de Alemania, y Polonia y Hungría y muchos otros lugares no hicieron algo malvado. Se convencieron ellos mismos de que era lo correcto, lo que tenían que hacer”. Según el gobierno polaco, dichas palabras resultan inaceptables.

Después de la guerra, todos los gobiernos alemanes reconocieron sus crueles barbaridades, pidieron perdón al mundo, a Israel. A los sobrevivientes trataron de devolverles sus bienes confiscados, otorgando a la vez diferentes ayudas económicas.

El gobierno polaco y el húngaro se declararon víctimas de los nazis. Jamás reconocieron sus criminales colaboraciones con los alemanes en el extermino de sus ciudadanos judíos.

Hasta hoy en Hungría hay un partido neonazi abiertamente racista tratando de llegar al poder.

Polonia y Hungría y sus gobiernos en la época de la guerra colaboraron ampliamente en las deportaciones de los judíos a campos de extermino.

José Weiss

Bal Harbour

  Comentarios