Cartas

Migrar está en el ADN

Activistas protestan contra la política de inmigración del presidente Trump frente al Departamento de Seguridad Nacional en Nueva York, el 31 de julio.
Activistas protestan contra la política de inmigración del presidente Trump frente al Departamento de Seguridad Nacional en Nueva York, el 31 de julio. Getty Images

La migración, más que un fenómeno social humano, es un hecho que se presenta en toda la extensión del mundo zoológico, desde el zooplancton hasta los vertebrados, caracterizado por desplazamientos periódicos de un hábitat a otro por diversas razones: en busca de mejores zonas de alimentación, huyendo de inviernos rigurosos o veranos muy cálidos, escapando de depredadores y los más característicos/conocidos para la reproducción.

Migran insectos, como la mariposa monarca, dejando el frío de Estados Unidos para desplazarse en el otoño a México en busca de abetos o al sur de California buscando eucaliptos, recorriendo unos 2,500 kilómetros para hibernar. Migran numerosas especies marinas: la ballena jorobada viaja hasta 10,000 millas; también lo hacen los salmones, leones marinos y las tortugas y caguamas…

Se desplazan estacionalmente tantas aves que el día 9 de mayo se celebra el día internacional de las aves migratorias. Lo hacen en bandadas, en una estación fija del año: golondrinas, albatros, colibríes de garganta rubí –pueden volar 40 km/hora–, pingüinos –nadan más de 1,000 km. Dando un salto hasta los vertebrados se encuentra el reno americano, las cebras, los antílopes y los elefantes, entre otros.

Descartando el contenido religioso, en el Génesis se lee que Abram (…) bajó a Egipto para peregrinar allí, por haber en aquella tierra [Canán] gran escasez Gen 12,10. Tiempo después, Jacob –Israel– con sus hijos bajaron a Egipto por la hambruna que había en sus tierras, quedándose allí hasta que Moisés inició el Éxodo. Egipto parece ser un pueblo amigo de los hebreos pues cuenta Mateo como María, José y el Niño huyeron a Egipto por causa de la persecución de Herodes. ¡Qué hubiese sido de estos padres y su hijo si al llegar a la tierra de destino se encuentran que un faraón trompista emitió un edicto de “Cero Tolerancia”!

Hace millones de años, el Homo Sapiens surgió en África. De allí migró a todos los continentes, sorteando múltiples dificultades. Da la impresión que el migrar está en el ADN de la escala zoológica, y, el hombre no es la excepción. Sin embargo, en muchas ocasiones no se comporta a la altura que debiera.

Jesús Lázaro

Miami

  Comentarios