Cartas

Riesgos del populismo/nacionalismo

Los siglos XX y XXI han presenciado, silenciosamente, nefatas y brutales dictaduras. Ocurrieron en Europa: Alemania, Italia, España conocieron sus terribles estragos. Millones de pérdidas humanas. Y no, porque fueran de derecha, se las puede justificar. Sus cabecillas: Hitler, Mussolini, Franco pasaron a la historia como seres despreciables/desalmados. También ocurrió en Rusia, más tarde la Unión Soviética. Lenin, Stalin, Jurshchov…, estos, con dictaduras de izquierda, arrasaron a sus pueblos, que confiaron en ellos. Stalin con una represión sangrienta impuso enormes sacrificios a su población. Tras la II Guerra Mundial, Estados Unidos y la URSS se repartieron algunos países europeos; los que cayeron en el campo socialista sufrieron la represión.

Los cubanos pensaban que estas cosas sucedían solamente en el Viejo Continente. A nosotros, no, decían. ¡Se equivocaron! Con “esta es tu casa, Fidel” y “que me apunten en la lista”, le abrieron las puertas de la Isla a la dictadura marxista leninista. Aún siguen siendo víctimas de aquel engaño. A nosotros no nos va a pasar lo que a los cubanos, afirmaban en Venezuela cuando Chávez instauró el socialismo bolivariano del siglo XXI. Le continuó Maduro que sigue haciendo destrozos como todos los dictadores totalitarios. Se pasó a Bolivia, Nicaragua…

Pero estos son pueblos de la América del tercer mundo, se ha alegado. ¿Ocurrirá en Estados Unidos? ¡Qué va!, aquí hay división de poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial. ¿Seguro? Claro, además hay instituciones: políticas, sociales, económicas, científicas… ¿Las respeta el presidente Donald Trump? Para nada, las desprestigia acaloradamente.

Por desdicha, la materia prima de tantos diferentes pueblos es la misma: seres humanos, adictos al populismo, nacionalismo, fanatismo, xenofobias… Y, mientras unos mienten compulsivamente: esas son noticias falsas, los inmigrantes son asesinos, son gente asquerosa, la prensa es enemiga del pueblo, ¿la censurarán?, otros se lo creen, como se lo creyeron a Hitler, Franco, Fidel…

¿Cuál será el futuro de este gran país? Posiblemente, el mismo de esos pueblos cegados por oscuras pasiones xenofóbicas. Quizá ha comenzado el ocaso de la nación, hasta estos momentos, la más grande del mundo. Y es que del populismo/nacionalismo a las dictaduras no hay más que un paso.

Jesús Lázaro

Miami

  Comentarios