Cartas

Al elegir presidente

La ex secretaria de Estado Hillary Clinton participa en un evento de la Iniciativa Global Clinton la semana pasada en Nueva York.
La ex secretaria de Estado Hillary Clinton participa en un evento de la Iniciativa Global Clinton la semana pasada en Nueva York. Getty Images

Sobre el artículo Hillary y la vía hacia la Casa Blanca, de Guillermo Martínez [Perspectiva, 20 de septiembre], un presidente no se elige por ser mujer, afroamericano, hispano, por su apariencia física o por lo que promete cuando está en campaña. Se debe elegir a un presidente que durante toda su vida ha tenido una actitud correcta, sin escándalos negativos, que su persona brille como luchador por su patria en beneficio de la humanidad, que la política no sea un trampolín para adquirir fama y bienestar personal. Si usted al votar tiene todo lo anterior en su mente, seguramente ha hecho una decisión correcta, sin mirar el partido al que pertenezca, sino sus cualidades.

¿Cuáles son los resultados ahora (de acuerdo a las encuestas y hechos) por haber elegido a un presidente afroamericano porque nunca lo hemos tenido o para terminar con la discriminación sin conocer su historial? ¿Ahora es por ser mujer? ¿Después por ser latino? ¿Hasta dónde vamos a llegar con esas ideas?

Para elegir a Hillary Clinton, debemos conocer sus escándalos y aciertos desde que era abogada del Madison Guaranty S & L y primera dama del estado de Arkansas, después como senadora y secretaria de Estado de los Estados Unidos con el escándalo de Bengasi. No olvidemos, cuando discutía la primaria contra Obama, lo expresado de su viaje a Kosovo y cuando perdió las primarias y su famosa “lista negra”.

Espero que el pueblo americano esta vez haga su mejor decisión sin tener en cuenta partido, religión, raza o género, y qué Dios bendiga a los Estados Unidos de Norteamérica.

Juan A. Molerio

Miami

  Comentarios