Cartas

Debemos proteger los árboles de nuestra ciudad

La erosión de las playas ha permitido que queden expuestas la raíces de algunos pinos a lo largo del viaducto Rickenbacker, en Miami.
La erosión de las playas ha permitido que queden expuestas la raíces de algunos pinos a lo largo del viaducto Rickenbacker, en Miami. adiaz@miamiherald.com

Miami, la Capital del Sol, tiene playas extensas y extraordinarias, hoteles con miles de habitaciones, restaurantes de todos los estilos, discotecas, teatros, museos, un seaquarium, un túnel que atraviesa la bahía para abordar cruceros, que van por toda nuestra América. Lugares para jugar, perros, caballos, cesta, lotería, casinos, carreras de autos. Pero falta algo que también tiene esta bella ciudad.

Es una de las ciudades con más árboles en su entorno, todas las calles están sembradas de árboles, en los patios de las casas, en las entradas y salidas de los express ways, palmas adornando nuestras avenidas.

Pero falta algo que se debe hacer. Miles de árboles bellos que crecen día a día y que son un peligro, cuando se producen ciclones, es necesario un constante podar para evitar que su inmenso follaje, ayude como vela de un barco, a arrancarlos de raíz.

¿Se podrá hacer esto? ¡Claro que sí! Esta es una ciudad pujante y no debemos permitir que con cada nuevo ciclón desaparezcan miles de nuestros bellos árboles, que traen belleza a nuestras calles, purifican el aire y cuidándolos haremos de Miami la “Capital del Sol” y la “Capital de los Árboles”.

Roger Romero,

Miami

  Comentarios