Cartas

Un genuino ejemplo del exilio cubano

Una protesta a favor de los inmigrantes cubanos estancados en Nicaragua, frente al consulado de ese país en Miami, en noviembre de 2015.
Una protesta a favor de los inmigrantes cubanos estancados en Nicaragua, frente al consulado de ese país en Miami, en noviembre de 2015. EFE

En días recientes pasó tranquilo quien, por su conducta, encarnó en sí la representación genuina de nuestro exilio. José Pérez Linares, graduado De la Salle (1952) fue leal hasta su último día a los valores que aprendió en su niñez.

Luchó contra la dictadura desde el minuto primero de su llegada a Nueva York donde se enfrento con claro coraje a los violentos grupos castristas que entonces había allí. Fundó “Alianza Cubana” participando en cada esfuerzo y cada iniciativa para liberar a la patria. Y a un tiempo, como tantos de los nuestros, dio muestra de un abundante espíritu empresarial.

Terminada su jornada laboral ideó comenzar a prestar servicio de fumigación en lo que era el barrio chino de la ciudad. Hoy, la empresa TORO PEST CONTROL, administrada por sus hijos, es una líder en su campo no solo en Nueva York sino también en Miami. Esto todo lo hizo junto a Magaly, el amor de su vida, quien fue su compañera de trinchera en cada una de sus luchas.

Pienso que sobre él, como ya de tantos otros, hay que recordar siempre nuestro destino histórico: Cuba, como Israel, regresara de la cautividad. Y florecerá de nuevo. Y se alegrarán todos los que la amaron. Y de los que de ella se adueñaron y la avasallaron no quedará más memoria.

Felipe Fernández,

Miami

  Comentarios