Cartas

Gran Logia de la Florida debe cortar vínculos con la masonería en Cuba

Un bicitaxista permanece en la entrada de un hotel en La Habana, en esta imagen de enero de 2015.
Un bicitaxista permanece en la entrada de un hotel en La Habana, en esta imagen de enero de 2015. EFE

Estimado Gran Maestro de la Gran Logia de la Florida,

Estimado Señor,

La historia del Partido Comunista de Cuba, su infiltración y penetración para desmoralizar y destruir la integridad de la diáspora cubana siempre ha tenido como diana a la Fraternidad Masónica en el exilio.

Desde su fundación en 1859 hasta 1959, la masonería ha sido la luz y guía en la fundación de nuestra nacionalidad cubana. Siempre evitando el odio, venganza, y desprecio por la nación y por sus hijos. Hoy, yo observo con tristeza como usted y la gran logia de la Florida le dan la espalda a tantos masones que han perdido sus vidas en las prisiones comunistas y los paredones de fusilamiento en Cuba.

Con usted establecer su relación con el liderazgo de la masonería en Cuba mientras esta en total desconocimiento de la penetración de la seguridad del Estado de Cuba a nuestra fraternidad en Estados Unidos, se están abriendo las puertas para su nefasta influencia.

Innumerables altos oficiales de la masonería en Cuba han sido reclutados por el departamento de inteligencia de Cuba para infiltrar a las organizaciones con la única idea de destruirlas y dividirlas como considero que está pasando en este momento en nuestra fraternidad. El Partido Comunista de Cuba diligentemente y estratégicamente, continúa ejerciendo su influencia en la decisión de la política externa para solamente beneficiar a Cuba y el Partido Comunista.

Yo siempre he tomado una posición militante contra la infiltración de Cuba comunista y, por lo tanto, respetuosamente le pido, que la Gran Logia de la Florida corte todo vínculo con la Gran Logia de Cuba. Y me refiero no a sus soldados, pero a su liderazgo que obedecen y sirven a los enemigos de este país y de la democracia, así como al resto de la América Latina como hoy está pasando en Venezuela. Recordando que ninguna decisión de las altas esferas de la masonería en Cuba puede obrar sin la autorización de la dirección general de inteligencia cubana.

Estos son tiempos bien peligrosos, y solamente aquellos que están preparados para detectar las intenciones miserables del enemigo sobrevivirán el daño que ellos son capaces de hacer.

¡Yo presto mi voz para aquellos que no pueden hablar!

Dr. Gustavo León,

Masón cubanoamericano

  Comentarios