Cartas

¿También habrá que quitarle la ciudadanía a Trump y Melania?

El presidente Donald Trump, la primera dama Melania Trump y su hijo, Barron, llegan a la Casa Blanca el domingo 18 de agosto de 2019, después de visitar Bedminster, Nueva Jersey.
El presidente Donald Trump, la primera dama Melania Trump y su hijo, Barron, llegan a la Casa Blanca el domingo 18 de agosto de 2019, después de visitar Bedminster, Nueva Jersey. AP

He tomado prestado el nombre de un programa cómico de la televisión americana, “Ridiculousness” (Ridículo), para reseñar las “buenas palabras” de nuestro presidente Donald Trump.

Parafraseando sus soflamas, él dijo “que era una ridiculez que una persona nacida en este país, pero de padres no nacidos acá, tuviera derecho a ser ciudadano americano”. Yo me atrevo a creer que nuestro “flameante” presidente nunca ha leído ninguna de las enmiendas que conforman la Constitución de este gran país, Estados Unidos de América.

Como se sabe los padres del presidente Trump no eran naturales de este país, como sí lo son los indígenas como los Seminoles, Cherokee, Sioux, Mikosuki, Tomahawk, Apaches, Navajos, Winnebago, Otawa, Calusa y Tequesta, por nombrar solamente algunos americanos autóctonos. La madre de nuestro Presidente, Mary Ann MacLeod, nació en Islas Hébridas de un archipiélago escocés. Su padre Fred Trump era hijo de inmigrantes alemanes y además, su actual esposa Melania, entró a Estados Unidos como inmigrante de Eslovenia, que era parte de la antigua Yugoslavia. Se casó con Trump, también hijo de inmigrantes, en 1997 y luego obtuvo la ciudadana americana en 2006.

Parece irónico que ellos siendo “productos de inmigrantes”, ahora él, tenga la desdicha de decir que “los hijos de inmigrantes nacidos en este país, no son ciudadanos americanos”, entonces, le tocaría al presidente y a su familia, ser los primeros en autodespojarse de su ciudadanía americana, porque aunque nuestro Presidente haya nacido en un barrio llamado Jamaica en Queens, Nueva York, también es hijo de inmigrantes. Hago alusión a un refrán español que reza: “Lo que es igual no es trampa”.

Nerio Álvarez,

Miami Gardens, Florida

  Comentarios