Cartas

Al fin

¡Al fin, al fin, gracias, Dios mío!

Al fin el presidente Obama abrió su mano y con ello pudo empujar la puerta por la que ha entrado a la Historia.

Al fin el presidente Raúl Castro reconoce que la decisión del presidente de los Estados Unidos merece el respeto y el reconocimiento del pueblo cubano.

Al fin ambos mandatarios se han vencidos ellos mismos para regocijo de todos los seres de buena voluntad y amantes de la paz.

Me atrevo a asegurar que en breve tiempo la tenacidad, conocimiento y anhelo de triunfar de nuestro pueblo lo llevará a una posición inimaginable para los que ahora habitan la isla y no sólo para ellos sino para el mundo entero. Entonces no será “el milagro alemán”, será el milagro cubano.

Gracias, Francisco, una vez más su integridad ha jugado un papel preponderante al conseguir esta transición pacífica.

Dios bendiga a estos tres seres.

Bibe Vázquez Robles

Miami

  Comentarios