Cartas

¿Qué pasa con las Farc?

La impredecibilidad de las Farc ya se ha vuelto predecible. Esto lo han demostrado los hechos a través del tiempo y las circunstancias. Pareciera que no hay unidad de criterios en las tomas de decisiones. O es tal su irresolutismo que parecen andar de error en error y sin objetivo alguno. Qué otra explicación puede haber para los casos en que terminan pareciendo como mentirosos y últimamente lo que dicen ser sí termina siendo no y lo que no, sí.

Esta circunstancia no permite al colombiano estar seguro de lo que escucha decir de ellos o de lo que espera. A veces son actos tan contradictorios a la palabra que cierran la esperanza a la posibilidad de un cambio con beneficios para todos y no sólo proyectarlos a su favor tal como ocurre con algunas propuestas que se tornan exigencias y hasta pueden tener visos de extorsión. Para alguien que la gran parte de su vida ha pasado haciendo sufrir a los demás y le es difícil o imposible el aceptarlo no le queda otro camino que morir en su ley. ¿Será esto lo que pasa a las Farc? Es posible que con esto sólo consigan prolongar su agonía pues la historia no tiene reversa y menos con lo que está aconteciendo entre los Castro y Obama. Así es la política.

Los tiempos han cambiado y es posible que no exista otra nueva oportunidad para quitarse de encima el lastre de la vergüenza patria, que da la posibilidad el actual proceso en Cuba. No se puede pensar en ganadores y perdedores porque en este juego de guerra todos hemos resultado, por lo menos, heridos en un campo para muchos desastroso y para pocos, provechoso. Esto suena paradójico pero dicha la verdad, son poquísimos los beneficiados con esta guerra mas sí muchísimos los que ya, de por sí, están mal parados.

Ulises R Rico Olivero

Por e-mail

  Comentarios