Cartas

Silencio ante la represión en Cuba

Felicito a J. Darío Miyares por su carta del día de ayer sobre la brutal represión a los disidentes en Cuba en el día de la celebración de los Derechos Humanos. Al menos encontramos una voz ante el vergonzoso silencio.

Si esto sucediera en otro país, sobre todo si no es populista de izquierda, el mundo se vendría abajo, tronarían los editoriales en la prensa, se romperían las vestiduras los columnistas que hoy miran a otro lado, clamarían los organismos de Derechos Humanos, se propondría suspender viajes, relaciones comerciales, se pedirían medidas ejemplares.

Ah, pero no, esto sucede en Cuba, todos vuelven la cabeza, se toma como algo “corriente”, siguen los viajes, vergonzosamente hasta de los propios compatriotas de los golpeados y reprendidos, se planean cruceros, excursiones, los empresarios se afilan los dientes para hacer negocios y, lo más canallesco, todos lo hacen ignorando la sangre y el sufrimiento de un pueblo.

Y sobre la pregunta del señor Miyares de por qué no se identifican públicamente a los criminales, eso no será difícil, ya que podremos verlos paseando por las calles de Miami, ¡y con visa de 5 años!

Osvaldo Hernández

Hialeah

  Comentarios