Cartas

Venezuela, una olla de presión

Desde hace años el régimen venezolano venía cocinando a fuego lento una receta sumamente peligrosa. En el interior de ese artefacto que tiene la virtud de cocer rápido los alimentos, el socialismo de este siglo ha mezclado corrupción, desabastecimiento, inseguridad, represión, narcotráfico y otros explosivos ingredientes. A medida que el tiempo de cocción transcurre, Maduro, el intolerante chef, ha aumentado progresivamente la llama de la hornilla, sin percatarse que el descontento popular crece.

Pareciera que el inexperto cocinero no ha leído el manual de seguridad que acompaña a la olla y con discursos encendidos aumenta la flama sin colocar la válvula de seguridad que pudiese controlar el descontento que se guisa en el país.

Esa gran olla de presión que se llama Venezuela está a punto de explotar. Esperamos fervorosamente que el efecto de su onda expansiva no hiera de muerte a inocentes ciudadanos.

Edwin Villasmil

Miami

  Comentarios