Cartas

La unidad se hace caminando

Me parece maravilloso que el Papa Francisco se haya reunido con el patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa Rusa después de tantos años. Todo eso me parece fantástico, como los acuerdos que tomaron en consideración sobre el genocidio contra los cristianos en Irak y Siria.

El comentario del Santo Padre de que “Cuba podría llamarse la capital de la unidad” me parece atroz. Si el Papa tiene en consideración que el gobierno cubano piensa solo en las apariencias, y miles y miles de sus hijos salen despavoridos de su propia tierra, pasando vicisitudes, persecución y dependiendo de la ayuda de otros países hermanos para sobrevivir, no creo que a eso se le llame unión; a eso se le llama terror de vivir en una tierra donde todo está dominado y oprimido por el gobierno.

Siempre pensé que cuando el Papa visitara Cuba, iba a mediar por los cubanos necesitados, los presos políticos, los disidentes, iba a oír las voces del pueblo que claman libertad y respeto, pero no sucedió así. Para mi sorpresa, me molesta tanto ver la simpatía que tiene hacia los Castro. No puedo pensar que desconoce las situación de más de 57 años de dictadura, injusticias, terror y destrucción.

Dijo que “la unidad se hace caminando”. Espero que el Papa algún día haga llegar el verdadero camino de unión a nuestra querida Cuba.

Olga Alonso

Miami

  Comentarios