Cartas

Capitulación ideológica

Difiero de la opinión del gran pensador cubano Carlos Alberto Montaner, cuando acepta en su artículo Obama y Raúl Castro: encuentros y desencuentros [Perspectiva, 21 de febrero] que Obama no piensa reunirse con Fidel Castro cuando realice su extemporánea visita a la isla esclava, en “un gesto con el que desea subrayar su poca conexión ideológica con la dictadura”.

Pienso que quien no desea esa reunión es el verdugo mayor del pueblo cubano.

En su egolatría, el tirano no aceptaría jamás darle la mano al representante mayor del “imperialismo brutal”. Toda su retórica de tantos años se vendría abajo en ese momento. Su fraudulenta historia se desmoronaría ante los ingenuos que alguna vez creyeron en su falsa retórica. Sería su claudicación ante lo que él considera su legado histórico en la lucha por el comunismo y contra Estados Unidos.

Raúl será el encargado de enfrentar tan bochornoso papel de capitulación ideológica ante el eterno enemigo.

Tampoco creo que sea poca la conexión ideológica de Obama con la dictadura. Sus acciones dicen lo contrario.

Neil V. Núñez

Miami

  Comentarios