Cartas

La esperanza de la risa

Los humoristas –espero que un caricaturista también lo sea– muestran nuestras miserias, vanidades y debilidades, dinamitan la autosuficiencia de los ganadores, disminuyen por un momento la desigualdad al aterrizar a los que lo tienen todo. Si el humor funciona, nos ayuda a sobrellevar nuestras flojeras en nuestros ambientes, la risa es una esperanza, un nuevo punto de partida, una manera original de tener paz.

En una sociedad libre como la que vivimos, por lo general el discurso no se silencia, pero se acostumbra, como en todo, a darle el lugar que tienen a los que saben, y a los triunfadores se les lee con respeto, a los humoristas se les lee con un poco de menos seriedad sabiendo que con su estilo, a veces dicen cosas que nadie se atreve a decir, pero está claro que si quieres ser leído con decoro, eso tienes que ganártelo desde el respeto.

José A. Martínez

De la web

  Comentarios