Fabiola Santiago

La Patrulla Fronteriza se comporta con intolerancia y xenofobia

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) es escoltada por la policía tras visitar el controversial centro para inmigrantes administrado por la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, el 1 de julio de 2019.
La congresista Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) es escoltada por la policía tras visitar el controversial centro para inmigrantes administrado por la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, el 1 de julio de 2019. NYT

La Patrulla Fronteriza tiene fallas más graves para solucionar que la participación de algunos de sus agentes en un grupo secreto y lleno de odio de Facebook, expuesto por la organización investigadora de noticias ProPublica.

Considere lo siguiente:

Los agentes continúan separando a los niños de los miembros de sus familias en la frontera a pesar de una orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump que incumple su propia directiva de hacerlo, luego de un bombardeo de indignación pública.

Hay inmigrantes que mueren bajo custodia, incluidos siete niños en el último año.

Un reciente informe del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional confirmó las pésimas condiciones en cinco centros de detención en Texas.

Algunos de los campamentos son insalubres, hacinados, sin agua corriente, y los inmigrantes que los sobreviven y tienen la suerte de consultar con abogados casi siempre cuentan historias de trato y comportamiento abusivo por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Una acción significativa y correctiva por parte de la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza, la también asediada Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, está bien retardada.

“Estamos dolorosamente conscientes del trauma que padecen los detenidos mientras se encuentran en las ‘hieleras’ o ‘perreras’ [celdas de contención de la frontera]”, me dijo Cheryl Little, la abogada que fundó la organización Americans for Immigrant Justice con sede en Miami y es su directora ejecutiva, a raíz de nuevas denuncias de mala conducta de la Patrulla Fronteriza.

“Una niña hondureña de 14 años nos dijo que el CBP le ordenó ‘meterse en la perrera’ ”, dijo. “Otro niño dijo que un oficial de CBP le gritó: ‘Oye, no me escuchaste, animal’. Podría seguir y seguir”.

Defensores como Little han dado la voz de alarma por el trato inhumano que reciben los inmigrantes detenidos en las instalaciones de CBP en la frontera ante escasa atención pública. Pero las vulgares diatribas antiinmigrantes, antihispánicas, los comentarios, memes y GIF que algunos agentes de la Patrulla Fronteriza han publicado en una página de Facebook de solo miembros, representan una cultura de crueldad, sexismo e intolerancia que confiere mayor credibilidad y una nueva urgencia a las acusaciones de abuso.

En el foro, los agentes bromean sobre las recientes muertes de un padre y su hija de 23 meses y cuestionan la autenticidad de la fotografía que ha recorrido el mundo para nuestra vergüenza colectiva. Se ahogaron tratando de cruzar el Río Grande después de que no se les permitiera solicitar asilo en un punto de entrada, como es legal hacerlo.

En otra publicación, los agentes muestran indiferencia ante la muerte de un muchacho de 16 años en una estación de la Patrulla Fronteriza en Weslaco, Texas.

E incitan a lanzar burritos a los miembros hispanos del Congreso que visitaban las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Clint y El Paso, Texas, el 1ro de julio.

“Tírales un burrito a esas perras”, escribió un miembro del grupo, refiriéndose a las representantes demócratas Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York y Verónica Escobar de Texas.

Un supervisor de patrulla agregó: “Joder a las rameras”.

border-patrol-facebook-escobar-ocasio-corte_fitted (1).jpeg
Captura de pantalla de una de las publicaciones en el grupo de Facebook: Escobar, Ocasio-Cortéz acompañarán otros miembros del Congreso en gira a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Clint. -Manden fotos - Empecemos una recaudación en go fund me para el agente de CTX valiente que le aviente un burrito de 10-15 a una de estas perras. El que lo haga se gana el $$ de la recaudación.


La elocuente Ocasio-Cortez fue quien más provocó la falta de respeto.

Un agente publicó una ilustración que la mostraba teniendo sexo oral con un inmigrante y una imagen adulterada de un sonriente presidente Trump forzando a la congresista encima de su entrepierna.


Ocasio-Cortez respondió con inteligencia por su cuenta de Twitter @AOC, describiendo en una serie de tuits, detalles de lo que vio en las instalaciones de Texas, incluida la execrable conducta de los agentes.

“Esos funcionarios se sentían envalentonados allí,” dijo Ocasio-Cortez. “Mientras la administración nos decía que esas eran “instalación de seguridad donde los miembros del Congreso tenían que entregar sus teléfonos, sorprendimos a los oficiales intentando tomar fotos a escondidas, y riéndose”. Agregó: “El ‘buen’ comportamiento de la CBP era tóxico. Imagínense cómo tratan a las mujeres atrapadas allá adentro”.

Las mujeres le dijeron que no les habían permitido ducharse en 15 días, pero les habían dicho que se bañaran cuatro días antes de la visita del Congreso, dijo Ocasio-Cortez. Algunas mujeres también le contaron a la congresista que les habían dicho que bebieran del inodoro después de que se rompiera el grifo de su celda.

¿Dónde está el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas?

Está claro que el grupo internacional de vigilancia de los derechos es necesario en este país. Estamos hablando de una agencia de seguridad cuyos miembros activos y antiguos en esa página de Facebook no solo tratan con inmigrantes sino también con el público itinerante en general. El personal de la CBP son los primeros estadounidenses que encuentran los turistas a su llegada. Quienes viajamos al extranjero ya sabemos lo groseros que pueden ser a veces (como experimenté de primera mano en un vuelo de regreso desde Turquía) sin ninguna razón válida en absoluto.

Gracias a la investigación de ProPublica, el lenguaje obsceno del grupo de Facebook, los GIF y las imágenes manipuladas de los legisladores hispanos, proporcionan pruebas del oscuro trasfondo de la cultura de abusos.

Sencillamente, se comportan con intolerancia y xenofobia.

Es incalificable— y los agentes activos y al menos un supervisor involucrado en las publicaciones— deben ser despedidos. Los legisladores ofendidos y la comunidad hispana en general merecen recibir una disculpa de parte de los funcionarios más altos de la agencia y el compromiso de otorgar un trato humanitario y sin tapujos a los inmigrantes.

La jefe de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost, calificó las publicaciones de “completamente inapropiadas” y dijo que la agencia estaba abriendo una investigación sobre el grupo de Facebook. “Cualquier empleado que haya violado nuestras normas de conducta será hecho responsable”, dijo.

Pero otros, como el presidente del sindicato, que hace alarde en un video de que el presidente Trump “le ha dado voz a la agencia”, están tratando de minimizar el daño, diciendo que el grupo secreto no representa a la agencia.

Los que odian no son pocos en número.

La página de Facebook cuenta con 9,500 miembros que son agentes de la Patrulla Fronteriza activos y retirados.

Con tanto poder e invisibilidad como tienen estos agentes en la ejecución de sus trabajos, un sectario intolerante ya es demasiado.

Solo al más miserable de los seres humanos puede parecerle divertido el sufrimiento de los inmigrantes desesperados que llaman a nuestra puerta.

Siga a Fabiola Santiago en Twitter: @fabiolasantiago. Correo: fsantiago@miamiherald.com.

  Comentarios